Lotería de Navidad 2018: Oviedo celebraba un quinto y les cayó el Gordo

Trabajadores de la adminstración de la calle Jovellanos, en Oviedo, celebran el quinto premio antes de saber que había caído el Gordo. / ÁLEX PIÑA

La administración de la calle Jovellanos, 8 de la capital asturiana reparte 1.206.000 euros

CECILIA PÉREZ / ROSALÍA AGUDÍN / ALBERTO ARCE

No podía imaginar que la suerte de el Gordo de la Lotería de Navidad estaba a la vuelta de la esquina. Trabajadores de la administración de la calle Jovellanos, 8 de Oviedo salían a las puertas del establecimiento para celebrar el quinto premio, el número 02308 que tenían entre sus manos, y portando un cartel en el que se leía «a por el Gordo». No se conformaban con este quinto y lo consiguieron. Justo en el momento de dicho jolgorio, los niños de San Ildefonso estaban cantando el Gordo que también habían vendido ellos. Era el 03347.

La administración reparte 1.206.000 euros en la capital asturiana entre los dos premios, solo el Gordo dejó 2,4 millones de euros entre los seis décimos premiados.

Los hermanos loteros Julio Alberto y Rosa Acebal, que vendieron los tres décimos del premio Gordo y uno de un quinto premio a través del terminal electrónico no disimulaban su entusiasmo: «Esta es una de las mayores alegrías que podemos tener en este día tan especial«, declaraba Julio Alberto. Por su parte, Rosa Acebal exclamó: »estamos muy contentos, es una maravilla saber que ahora hay gente que tiene la vida solucionada«. Además, comentaron que el »secreto« es »sellar muchos números« y »dar un trato especial«. »Este es un negocio familiar«, dijeron al unísono.

En ese sentido, la administración de Jovellanos tiene una larga tradición en repartir grandes alegrías. La última vez, en 2012, cuando se vendieron 12 décimos del esperado Gordo. En aquel momento, al frente de la administración se encontraba Rosa Acebal Muñiz, que no dudó en afirmar que «Asturias lo necesita». Muñiz, que nació y creció en el estanco de la calle Jovellanos, no podía disimular la emoción del momento cuando acudió a acompañar a sus hijos. La de Jovellanos no se trata de una administración de lotería, sino de un punto mixto con una máquina de Loterías y Apuestas del Estado de la que salió la suerte.

Administración de la calle Uría.
Administración de la calle Uría. / MARIO ROJAS

Primer Gordo para Rufina Herrero

Rufina Herrero lleva 32 años al pie del mostrador del estanco ubicado en el número 62 de la calle Uría de Oviedo y es la primera vez que reparte un premio Gordo de Navidad. La noticia le llegó por sorpresa, de hecho se enteró gracias a EL COMERCIO de la buena nueva que Rufina calificó de auténtica «sorpresa». «Siento muchos nervios y mucha alegría. La pena que solo hayamos repartido un décimo y no más», aseguró.

El décimo agraciado con el número 03347 lo vendió esta lotera a través del terminal electrónico por lo que aseguró que es imposible conocer quién es el premiado con los 400.000 euros. «Por esta calle pasa muchísima gente y mucho turista así que pudo ser cualquiera», aseveró. «Que haya tocado en máquina ayuda a que la gente vea que los décimos que no son físicos también toca porque creen, sobre todo la gente más mayor, que sólo caen premios a los décimos tradicionales», explicó Rufina Fernández.

Su estanco nunca antes había repartido un premio de esta cuantía pero sí otros de quinielas y primitivas. «El año pasado repartimos 90.550 euros de premios en total», aseguró.

Estanco de La Corredoria.
Estanco de La Corredoria. / PABLO LORENZANA

800.000 euros en La Corredoria

El estanco de la calle Corredoria Baja 154 repartió 800.000€ euros del Gordo de la Lotería de Navidad, que este año recayó en el 3.347. Ana Isabel González regenta este despacho desde hace 26 años y esta es la primera vez que reparte este premio.

Nada más enterarse de la noticia confesó sentirse «nerviosa y muy contenta» y al mediodía no sabía a quien había recaído el premio. «Esta es una terminación muy jugada en el barrio pero los dos décimos los vendimos por máquina».

González espera que este premio sirva para aumentar las ventas para el Niño. Mientras, esta lotera festejó el premio con champán y con un gorro de Papa Noel en la mano.

Más información