«La convicencia es con los toxicómanos es pacífica», dice Cáritas del CEA

Actual edificio en la travesía de Francisco González Argüelles. / PIÑA
Actual edificio en la travesía de Francisco González Argüelles. / PIÑA

La organización pretende cambiar la ubicación del centro de acogida pero los vecinos de Abuli se oponen

J. C. A. OVIEDO.

Cáritas Asturias contestó ayer a los vecinos que se oponen al traslado del centro de toxicómanos de Cáritas de la calle Francisco González Argüelles, en Ventanielles, a Abuli. Como recogió este diario ayer, el colectivo 'No Al Centro Para Toxicómanos En Activo y Sin Recursos', sostiene que la ubicación del centro «no es la adecuada» por tratarse de una barriada de Cerdeño en la que viven «familias con niños».Cáritas, sin embargo, defendió en un comunicado que en los últimos años de existencia del centro en la Tenderina, la convivencia con el barrio ha sido «pacífica y positiva» y que aunque la organización advierte que «hay algunos vecinos posicionados en contra del proyecto, también nos consta que hay otros que nos apoyan y llevan tiempo trabajando con nosotros de forma muy positiva».

Cáritas explicó, para defender el traslado del CEA -Centro de Encuentro y Acogida-, que el nuevo emplazamiento lo buscó a través de una agencia inmobiliaria que «en todo momento supo del destino de uso que se haría y así lo informó a los vendedores que dieron su consentimiento». Por otro lado, la organización benéfica afirma que siempre ha trabajado en coordinación con los servicios sociales de barrio, el centro de salud de Ventanielles, los servicios sociales municipales, la Consejería de servicios sociales y la de sanidad.

Así, «los usuarios del CEA, tienen seguimiento por parte del personal técnico de Cáritas y por los voluntarios que colaboran diariamente, por lo que todas las personas que acceden al centro lo hacen de manera controlada». «

Además, Cáritas recordó que cuando hizo la inscripción de la parcela, convocó a una reunión con los vecinos para informar de la compra del terreno y de los planes futuros sobre el mismo. «Estamos a la espera de la reunión del lunes para conocer conocer de primera mano el porqué de este rechazo».

El CEA lleva más de 12 años en su actual ubicación para acompañar a toxicómanos y procurarles además de techo y necesidades básicas, el seguimiento al cuidado de la salud, entre ellos paliar los daños del consumo cuando se fracasa en la rehabilitación.