«Nos van a investigar y me sorprende porque el mercado de Gascona se realiza desde 2013»

«Nos van a investigar y me sorprende porque el mercado de Gascona se realiza desde 2013»
Un grupo de baile en una de las citas del Mercáu de la Gascuña en el Bulevar de la Sidra. / MARIO ROJAS

Wenceslao López defiende que «no se cambió ni una coma» en la autorización municipal

ALBERTO ARCE

Los socios del tripartito, a dos pasos de iniciar sus respectivas precampañas electorales, se enfrentan ahora a una situación muy delicada. Una que pone la sombra de la prevaricación administrativa sobre sus cabezas por algo tan prosaico como es la organización de un mercadillo de artesanía. Y es que, entre terrazas y tribunales y viceversa, anteayer se supo que el Juzgado de Instrucción número 3 solicitó al Ayuntamiento de Oviedo el pasado 12 de febrero una información muy concreta: qué ediles votaron a favor de la celebración del Mercáu de la Gascuña el 2 de marzo de 2018 en junta de gobierno. Todo, para que una vez identificados, sean llamados a declarar en calidad de investigados por un presunto delito de prevaricación y desviación de poder.

El alcalde, Wenceslao López, admitió ayer encontrarse «sorprendido» ante las dimensiones judiciales que están tomando las celebraciones que se llevan a cabo en la citada calle. «Nos van a investigar y me sorprende porque este tipo de actividades -en referencia al mercado- se vienen realizando desde al menos el año 2013, y no se ha cambiado ni un punto ni una coma desde entonces». «Ahí están la Justicia y las denuncias, y trataremos de responder con toda la información», sentenció.

«Hoy ser concejal es un alto riesgo en este país», bromeó ayer el edil de Cultura, Roberto Sánchez Ramos. Ya más serio, aseguró que «nos presentaremos ante la Justicia y explicaremos la razón por la que hemos decidido apoyar un mercado con los informes técnicos a favor», unos que, en sus palabras, son «los mismos que hace veinte años». «Aquí estamos con las manos limpias, pero son nuestras», clamó.

El acta de la junta de gobierno del 2 de marzo no da lugar a equívocos. La ocupación de la calle Gascona por la Asociación de Hosteleros el primer domingo de cada mes para celebrar el mercado de Gascona, y bajo una fianza de 294 euros por los posibles daños que se pudieran causar en el pavimento de la vía, fue aprobada por unanimidad por todos los concejales de equipo de gobierno.

Así, deberán acudir a dependencias judiciales el alcalde, Wenceslao López; la concejala de Participación Ciudadana, Ana Taboada; de Infraestructuras, Ana Rivas; de Cultura, Roberto Sánchez Ramos; de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo; de Contratación, Iván Álvarez; de Servicios Sociales, Marisa Ponga; de Educación, Mercedes González; de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández; y de Economía, Rubén Rosón.

Ahora bien, según el informe técnico de 2018 emitido por uno de los ingenieros del departamento de Infraestructuras del Consistorio -al que también se le tomará declaración, pero en calidad de testigo-, la Ordenanza reguladora de la venta ambulante de Oviedo no permite la venta de alimentos en la calle Gascona, pero establece que la junta de gobierno puede acordar la autorización de mercados «ocasionales y para la venta o muestra de objetos de una determinada clase en la realización de mercadillos especializados para colectivos o gremios determinados».

En los mismos términos lo establece el informe técnico de 2014, que se remite a la misma ordenanza municipal, para establecer que, con todo, el 'Mercáu de la Gascuña' puede ser autorizado en última instancia por la propia junta de gobierno. Una autorización que, en todo caso, se realizaría «desoyendo» los informes desfavorables que pesan en su contra desde ese mismo año, cuando, entre otros, el entonces comisario principal y jefe de la Policía Local, José Manuel López, ya aconsejaba que «ese tramo de calle no debería tener más incremento de ocupación de superficie externa, pues ello conlleva reducir el aforo de tránsito y dificultar la accesibilidad para cualquier contingencia de emergencias».

Por otra parte, el Ayuntamiento ya recurrió ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) la sentencia del pasado 27 de diciembre que anulaba de forma inmediata la celebración del mercadillo. Y si falla a favor del Consistorio, según fuentes municipales, podría poner fin a la imputación de los diez ediles, quedando en papel mojado.

«Dimisión inmediata»

La oposición no dudó en aprovechar la oportunidad para ejercer como tal. Desde el Grupo Municipal Popular, el portavoz Gerardo Antuña, exigió la «dimisión inmediata» tanto de los concejales de Somos Oviedo como del alcalde y el resto de socialistas con puestos de representación. Expuso que «nos parecen muy peregrinas las excusas que desde el gobierno tratan de dar para no hacer frente a la gravedad de la situación en la que se encuentran», y que «no es la primera vez que este gobierno toma decisiones con informes desfavorables de los técnicos municipales».

Desde Ciudadanos, el portavoz, Luis Pacho, lamentó que «hemos pasado de los investigados por corrupción del PP a los investigados por prevaricación del tripartito por gobernar desde la más absoluta arbitrariedad». Una «arbitrariedad», que, según el líder municipal de la formación naranja, «es la gota que colma el vaso de un tripartito incapaz de gestionar nada sin meterse en charcos», pues «todo lo que ha tocado lo ha transformado en un problema y en un pleito perdido».

«Estamos esperanzados»

Los miembros de la Asociación de Vecinos de la calle Gascona e Indalecio Prieto, que llevaron el caso al juzgado, afirmaron ayer encontrarse «esperanzados al saber que al fin se están escuchando nuestras demandas». Encabezados por el presidente, Germán Abad, añadieron que «el problema no es la cultura de la sidra, sino la constante preferencia por los mismos empresarios de siempre (los trece de Gascona)», y que de «atender a razones de asturianía cultural, el Ayuntamiento tendría que ser tan indulgente con las 62 sidrerías que hay en Oviedo».