Ofrecen 4.2 millones de euros por La Gruta diez minutos antes del cierre de la subasta

El hotel La Gruta, ya cerrado, en el alto de Buenavista. /PABLO LORENZANA
El hotel La Gruta, ya cerrado, en el alto de Buenavista. / PABLO LORENZANA

La segunda fase del proceso enfrentará a los dos licitadores principales, que se han quedado a una diferencia de 48.000 euros uno del otro

ALBERTO ARCE

Una mañana movida. El emblemático hotel La Gruta de Oviedo está cada vez más cerca de tener un nuevo propietario. Y es que si este diario adelantaba ayer los primeros pasos de una subasta que comenzó con timidez y apostando a la baja, la jornada de este martes ha sido verdaderamente emocionante. Cuatro jugadores en el tablero se han medido las fuerzas desde los 504.000 euros hasta los 4 millones de euros. No obstante, ha habido margen para las sorpresas. Y los que ayer parecían los dos inversores principales, que protagonizaron una lucha encarnizada durante toda la mañana con pujas y envites constantes, se han visto sorprendidos a última hora, a escasos diez minutos de que se cerrase la primera fase de la licitación pública, tras la aparición de un nuevo inversor, que puso sobre la mesa 4.248.000 euros sin haber pujado hasta el momento, quedando en primer puesto de cara a la segunda fase.

En ese segundo período del proceso, por tanto, después de la intensa batalla entre los cuatro inversores interesados que se ha vivido durante la mañana de este martes, solo participarán los dos licitadores que hayan presentado las ofertas más altas. Es decir, los dos pujantes que han presentado sendas ofertas de 4.248.000 y 4.200.000 euros. La mitad del precio que había abonado el anterior propietario del establecimiento, Amado Alonso Hevia. Aun así, matizaron fuentes de la sociedad encargada del concurso de acreedores de la empresa, Alonso-Vega, Silvan y Tejerina Administradores Concursales SLP, «el banco se guarda el derecho de denegar las propuestas que considere insuficientes».

En ese sentido, el anterior propietario del establecimiento, Amado Alonso Hevia, ha señalado, en declaraciones a este diario, que «esa cantidad, 4 millones de euros, es lo que le habíamos ofrecido al Banco de Santander hace cuatro años para poder seguir adelante con el negocio. Si se hubieran atenido a razones y hubiese querido renegociar la deuda (12,4 millones de euros a distintos acreedores), nos hubiésemos ahorrado todo este proceso», ha concluido.

Aún se desconocen los usos que los nuevos inversores pretenden para los dos edificios que componen el complejo. Hace varios meses, un interesado había planteado la posibilidad de construir una residencia estudiantil.

En todo caso, una inversión apetecible. O al menos así fue en otra época. Tanto así, que en una de las operaciones de compra del hotel se llegaron a pagar casi 20 millones de euros por el inmueble y sus activos. Detrás de esta operación estaba el empresario José Argimino Antón, dueño también del complejo hotelero Don Miguel de Tineo, que abandonó su participación en el año 2006.

Temas

Oviedo