«Oviedo tiene ahora unos servicios públicos más baratos y de mayor calidad»

Pleno del Ayuntamiento de Oviedo/PIÑA
Pleno del Ayuntamiento de Oviedo / PIÑA

El Ayuntamiento aprueba las ordenanzas fiscales que recoge un bajada en el IBI y en los precios de piscinas y escuelas infantiles | El Partido Popular aboga por una «rebaja» de la política fiscal y Ciudadanos acusa a Rosón de «mentiroso»

ROSALÍA AGUDÍN

El pleno del Ayuntamiento de Oviedo aprobó esta mañana las ordenanzas fiscales para 2019. En ellas, se recoge unas bajada hasta el 0,6 del tipo general del IBI, el precio de las escuelas infantiles, de las entradas a las piscinas municipales, las tasas que una persona debe pagar por una licencia de actividad o para acometer una obra menor o media en su vivienda. Es por ello, que Rosón apuntó que la capital del Principado de Asturias «tiene ahora unos servicios públicos y de mayor calidad « que cuando gobernaba el Partido Popular.

Recordó que bajo los mandatos de Gabino de Lorenzo y Agustín Iglesias Caunedo la ciudad era una de las «más caras» de España y ahora esta situación ha cambiado: «Han pasado cuatro años desde que estamos al frente del Ayuntamiento y el escenario fiscal es completamente diferente. Los más ricos pagan un poco más y el resto menos», explicó a lo largo de la sesión extraordinaria, que se celebró durante una más de una hora en el salón de plenos.

En ella, las rencillas entre los concejales de PSOE, Somos e Izquierda Unida quedaron a un lado. Rosón agradeció a sus compañeros de equipo de gobierno que hayan sido «capaces de consensuar los principales puntos de gestión municipal» y apuntó que gracias a sus políticas, los ovetenses tienen más dinero en el bolsillo: «Una familia con un hijo tiene un ahorro al año de casi 2.000 euros y esta cantidad se eleva hasta los 3.000 euros para los que tienen tres o más hijos».

Las ordenanzas fueron votadas en contra por los dos partidos de la oposición. El concejal popular Eduardo Rodríguez abogó durante la sesión por una «rebaja de la política fiscal», ya que el Ayuntamiento es incapaz de llevar a cabo todas las inversiones presupuestadas: «La recaudación es de récord pero la recaudación del gasto es a la baja. Un 20% de los presupuestos se queja en el cajón». Asimismo, pidió «nuevos incentivos fiscales» para ganar la competitidad que se ha perdido en los últimos años por culpa de las «decisiones tomadas» por el equipo de gobierno.

Tensiones

El momento más tenso del pleno lo protagonizó el portavoz de Ciudadanos, Luis Pacho. Llamó «mentiroso», entre otros descalificativos, a Rosón cuando este defendió el IBI diferenciado. De igual forma, criticó que el tripartito haya rechazado sus enmiendas para conseguir un «fraccionamiento del IBI para todos los ovetenses» y medidas para incentivar el uso del vehículo eléctrico. «Ser ecologista no solo es coger la bicicleta para cortar de vez en cuando la salida a Oviedo por la autopista 'Y'.