Protesta de los acusados de desórdenes públicos en el Hotel Reconquista

Protesta de los Compañeros de los once trabajadores del Hotel de la Reconquista que serán juzgados por desórdenes públicos./Alex Piña
Protesta de los Compañeros de los once trabajadores del Hotel de la Reconquista que serán juzgados por desórdenes públicos. / Alex Piña

Los trabajadores han contado con el apoyo del diputado de Podemos Asturias, Rafael Palacios

EFE

Compañeros de los once trabajadores del Hotel de la Reconquista que serán juzgados el próximo día 16 por desórdenes públicos, amenazas y delito leve de maltrato han protagonizado una protesta ante el establecimiento hotelero para denunciar que se está «criminalizando» la lucha de la clase obrera y exigir la retirada de las imputaciones que, según sostienen, son falsas.

La Fiscalía solicita para los once acusados multas de hasta 2.400 euros de multa por interrumpir, el 11 de enero de 2018, un acto que la Consejería de Turismo había organizado en uno de los salones del edificio, para protestar por la situación laboral de la empresa.

Según el relato fiscal, pese a que la entonces directora del hotel les pidió que abandonaran las instalaciones, uno de los acusados supuestamente blandió un paraguas a la vez que con un brazo y su cuerpo la empujaba y zarandeaba, mientras le decía: «Tú aquí no eres nadie, el hotel es de los asturianos».

Tras insistirles en que debían marcharse, los acusados hicieron caso omiso y uno de ellos le propinó un empujón que lanzó a la directora contra una ménsula que había en el acceso al salón y seguidamente los procesados entraron y leyeron un comunicado.

Tras encararse de nuevo con la directora, el resto de los acusados empezaron a rodearla y, según la versión de la Fiscalía, ella creyó que iban a agredirla entre todos, lo que motivó que saliera precipitadamente hacia la entrada principal del hotel hasta la llegada de la Policía.

El portavoz de las Asambleas de Trabajadores en Lucha, Marco Antuña, que es uno de los acusados, ha participado este miércoles en la protesta y ha censurado la actitud de la Fiscalía que, según ha dicho, ni apareció en la instrucción, ni pidió pruebas, ni asistió a los interrogatorios.

Antuña ha explicado que los once acusados participaron en una protesta pacífica y nunca actuaron de forma violenta porque ellos son militantes sociales «modestos», pero no «macarras» o «hooligans».

También ha denunciado que las acusaciones particulares, en nombre del hotel y la directora, que interesan seis meses de cárcel «por 5 minutos de movilización» y 6.000 euros por los daños morales no se ajustan en su relato a los hechos ocurridos en enero de 2018 cuando, según su versión, ellos denunciaban que había 63 puestos de trabajo estables cuando Hotusa se hizo cargo del hotel y ahora sólo quedaban 23.

Los trabajadores han contado con el apoyo del diputado de Podemos Asturias, Rafael Palacios, quien ha asegurado que pedirá en sede parlamentaria que el gobierno del Principado interceda para que las acusaciones pública y particular retiren las denuncias que, según ha reiterado, son falsas.

Los trabajadores han convocado una nueva jornada de protesta para el día 16, a las 9:00 horas, ante los juzgados de lo Penal de Oviedo, apenas media hora antes de que comience el juicio contra los once trabajadores acusados.