John Connolly: «La gente no es malvada, está enfadada»

John Connolly, junto a Ignacio del Valle, llenó la carpa grande de la Semana Negra. / PAÑEDA
John Connolly, junto a Ignacio del Valle, llenó la carpa grande de la Semana Negra. / PAÑEDA

El escritor John Connolly presentó ante una multitud su novela 'El frío de la muerte'

IRENE B. CARRIL

Era la estrella y cumplió las expectativas. John Connolly llenó la mayor carpa de la Semana Negra en su presentación junto a Ignacio del Valle. Las novelas del irlandés están repletas de personajes que parecen ser malvados. Sin embargo, él mismo no cree que lo sean. Asegura que «están enfadados», siendo los sentimientos los responsables de que sus protagonistas cometan estos actos oscuros que lo han traído al festival gijonés. De lo que el autor sí está seguro es de la existencia de una encarnación del mal, porque, como dijo, «es difícil ser católico y completamente racional».

En su libro 'El frío de la muerte', que ayer mostraba orgulloso y que llevará también al festival Celsius de Avilés, vuelve a traer estos mundo oscuros con desapariciones y homicidios en los que Charlie Parker se ve involucrado. Este personaje, que «está lleno de duelo, pena y furia», es uno de los protagonistas de sus novelas, en las que representa un mundo que «no hubiera sido posible sin la tradición mitológica irlandesa», ya que están repletas de seres místicos.

Esta combinación entre la novela negra y la fantasía forma parte de la invitación del autor de «explorar la posibilidad de los géneros» con el fin de «no escribir el mismo libro que otros escritores», creando así novelas como 'Música nocturna' y 'El invierno del lobo'.

La ambientación en Estados Unidos de sus obras no es casual. «Se espera de los autores irlandeses que escriban sobre terrorismo, la iglesia, su relación con los ingleses». Por ello decidió contar historias en un lugar que «da la oportunidad de escapar de todo eso».

Además, Connolly anunció ayer en Gijón que sus libros darán el salto a la pantalla adaptando 'El libro de las cosas perdidas' al audiovisual, una mezcla de ficción y animación con un guion que el propio autor quiere escribir, porque es quien mejor «entiende el libro». No sabe quién podría interpretar a Charlie Parker, ya que en sus libros lo describe para que sea el lector sea el que «cree su propia impresión», así que no apuntó ningún nombre para el papel.