Garzón da el primer paso para intervenir Izquierda Unida de Asturias

Garzón da el primer paso para intervenir Izquierda Unida de Asturias
IÑAKI MARTÍNEZ

La dirección federal aprobará hoy un documento en el que niega la personalidad jurídica propia de la coalición en el Principado | En la reunión de la colegiada también se propondrá la suspensión de militancia de Gaspar Llamazares

Daniel Fernández
DANIEL FERNÁNDEZGijón

La tensión entre Izquierda Unida de Asturias y la dirección federal se acerca al punto de ruptura defintivo. Ha llegado a un extremo tal que los dirigentes federales de la coalición propondrán a los miembros de la Comisión Colegiada la aprobación de un documento en el que se niega la personalidad jurídica de IU de Asturias. O lo que es lo mismo, la dirección de Alberto Garzón da el primer paso para la intervención del partido en el Partido.

Desde las diez de la mañana está reunida en la sede de la dirección federal de IU en Madrid la Comisión Colegiada del partido, el máximo órgano de gobierno de la coalición entre congresos. En esta reunión, Asturias es la gran protagonista. Como ya vino informando EL COMERCIO a lo largo de esta semana, en ella se analizará la situación del ex coordinador general y actual portavoz parlamentario de IU en la Junta General del Principado, Gaspar Llamazares, por su militancia en Actúa, un partido impulsado por el propio diputado y el exjuez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, y que ya ha anunciado su intención de competir en las próximas elecciones. Si ya de por sí esta participación en el nuevo proyecto político ha causado un punto de fricción máximo entre Llamazares y Garzón, el hecho de que el portavoz parlamentario cuente con el apoyo mayoritario de la dirección de IU de Asturias para que forme parte de las listas electorales ha desembocado en un punto sin retorno en la particular guerra que mantiene Asturias con Madrid.

Más noticias

Como ya avanzó la pasada semana EL COMERCIO, en la Comisión Colegiada Federal de esta mañana se propondrá a los miembros de la misma aprobar un documento por el que se da el primer paso para la apertura de un expediente a Gaspar Llamazares. La idea, además, es la de someter a votacíón la suspensión cautelar de militancia del diputado regional.

Pero este proceso sancionador no lo tramitaría IU federal, sino que su intención era trasladarlo a Asturias. O al menos esa era la primera intención, porque los acontecimientos pueden dar un giro inesperado en las próximas horas. Alberto Garzón tiene previsto presentar a los miembros de la Colegiada un documento, al que ha tenido acceso ELCOMERCIO.es, en el que se niega la personalidad jurídica de IU de Asturias. O lo que es lo mismo, según este informe, Izquierda Unida federal tendría toda la potestad para controlar la coalición, pese a que IU de Asturias es un partido que forma parte de la la coalición de izquierdas, cuenta con estatutos propios, se fundó antes que la federal y dispone de CIF propio. De esta forma, y según este documento, IU federal podría intervenir la coalición de Asturias. Y al hablar de intervenir ya se sabe perfectamente lo que significa: la posibilidad de disolver la actual dirección autonómica, nombrar una gestora y controlar la confección de unas listas en las que Alberto Garzón y su equipo no quieren que vaya Llamazares.

En el documento que se someterá a votación de los asistentes a la colegiada se hace referencia a la existencia de un documento, con fecha de 17 de diciembre de 2007, dirigido al Registro de Partidos Políticos y firmado por Rubén Fernández Casar, apoderado de la coalición y coordinador de la comisión permanente de IU en aquel entonces y en el que se deja constancia de la personalidad urídica propia de Izquierda Unida de Asturias. En dicho escrito se da la conformidad de la «constitución del partido político denominado Izquierda Unida de Asturias» y se daba la «autorización expresa» a que dicho partido utilice la denominación y símbolos de la coalición. Asimismo, Casar dejaba constancia en 2007 en el citado registro que IU de Asturias «es la referencia» Izquierda Unida federal en el ámbito del Principado y que IU federal «no concurrirá en el ámbito del Principado en procesos electorales en competencia con IU de Asturias».

Sin embargo, desde la dirección federal que dirige Alberto Garzón no se reconoce el escrito que Fernández Casar, en su condición de dirigente de la coalición en 2007, remitió al Registro de Partidos porque «no constan en el libro de actas del consejo político federal ni de la presidencia ejjecutiva federal acuerdo alguno tomado en el sentido de lo reflejado» Fernández Casar. «Tampoco consta ratificación alguna de dicho supuesto acuerdo en ningún otro órgano de Izquierda Unida», se afirma en el informe que será sometido a votación en la Comisión Colegiada que se está celebrando.

En este sentido, argumenta la actual dirección federal que el supuesto acuerdo «nunca pudo ser adoptado por carecer de valor estatutario» y, por ello, remitirá sus conclusiones al Registro de Partidos «dejando constancia de la nulidad del contenido del documento» que registró el 17 de diciembre de 2007 Rubén Fernández Casar. O lo que es lo mismo, que IU federal no reconoce la personalidad jurídica propia de IU de Asturias y que este documento que será aprobado esta mañana es el primer paso para que Garzón intervenga Izquierda Unida de Asturias.