Los alumnos asturianos de la Rey Juan Carlos: «Nos han mentido, deben dimitir»

Claudia Miguel Serena, Eva Iglesias, Patricia Antuña, Jorge Álvarez, María Pérez Agudín, Miguel Pérez Martínez, Miguel de los Toyos, Ángela Fernández y Pablo Cueto. / IÑAKI MARTÍNEZ
Claudia Miguel Serena, Eva Iglesias, Patricia Antuña, Jorge Álvarez, María Pérez Agudín, Miguel Pérez Martínez, Miguel de los Toyos, Ángela Fernández y Pablo Cueto. / IÑAKI MARTÍNEZ

Esperan que la situación generada por el máster 'fantasma' de Cifuentes no devalúe en el futuro sus títulos

Daniel Fernández
DANIEL FERNÁNDEZGijón

«Indignados»; «decepcionados»; «cabreados»... Pero, sobre todo, «preocupados». Así están viviendo los asturianos que cursan sus estudios en la Universidad Rey Juan Carlos el escándalo por el máster de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y que ha situado a esta institución académica en el epicentro de la batalla política del momento.

Alguno de estos asturianos, como es el caso del corverano Jorge Álvarez Fuentes, ha cobrado un protagonismo que puede ser fundamental para el desenlace de este terremoto político y académico. Este joven de 20 años, que estudia segundo curso del doble grado de Ciencias Políticas y Económicas y es representante del sindicato de estudiantes Res Pública, es uno de los firmantes de la denuncia que se presentó contra Cifuentes, los profesores del máster 'fantasma' y los dirigentes de la Universidad. «El caso Cifuentes es la punta de un iceberg que tiene que empezar a derretirse. Esperamos la dimisión de la presidenta, del rector y de todas las personas implicadas en el escándalo. Nos han mentido. No nos merecemos esto», dijo este joven corverano.

Eva Iglesias, de Blimea (San Martín del Rey Aurelio) estudia también el doble grado -está en el tercer año de curso- en Ciencia Política, Gestión Pública y Periodismo. Para ella, «es imposible no estar preocupados» por esta situación. Entiende, como la mayoría de los alumnos de la Rey Juan Carlos, que este escándalo no solo daña la imagen de la universidad, sino que puede afectar a su futuro laboral. «Nuestras familias trabajan muy duro para que podamos estar aquí estudiando para que el día mañana podamos defender nuestro título. La mínima posibilidad de que esta situación nos salpique el día de mañana nos preocupa mucho a todos».

Esta blimeína recibió clases de Derecho Constitucional en primero de carrera de Cecilia Rosado, una de las profesoras que formaron parte del tribunal que supuestamente evaluó el trabajo de fin de máster de Cifuentes. «La recuerdo como una profesora seria y exigente. Es la última profesora que me hubiese imaginado verla involucrada en algo así», afirma.

«Muchos esfuerzos»

También de Blimea es Claudia Miguel Serena. Estudia tercero de Comunicación Audiovisual. No puede ocultar su «enorme cabreo» por el escándalo del máster. «Da la impresión de que pueden hacer lo que les da la gana, cuando les da la gana y sin tener consecuencias. Mis padres están haciendo muchos esfuerzos para que yo pueda estudiar y ver que esto puede afectar mi futuro me cabrea... Sobre todo porque siempre es por culpa de los mismos», lamenta.

Pablo Cueto Parcero es de Pendueles (Llanes) y estudia en la Universidad Rey Juan Carlos Comunicación Audiovisual y Administración y Dirección de Empresas. Vive con «decepción y tristeza» esta situación, «porque al final, en esta 'trama', los que resultamos perjudicados somos nosotros». Este llanisco no se cree ni las explicaciones dadas por Cifuentes, ni por los profesores y gestores de la institución madrileña. «Confío en el trabajo que están haciendo los periodistas, quienes con su información hacen que la credibilidad de los docentes sea bastante pobre y totalmente nula en el de caso de Cifuentes. Han quedado desacreditados desde la primera comparecencia», afirmó.

También recela de las explicaciones dadas por los investigados Patricia García Antuña, de Sotrondio (San Martín del Rey Aurelio) y estudiante del doble grado de Economía y Derecho. Pide que en el futuro se tenga en cuenta el esfuerzo de los alumnos de esta Universidad «porque aunque a Cifuentes le hayan regalado el máster, los demás sí nos estamos esforzando y estudiando duro como para que pongan en duda nuestro título». Una reflexión que comparte Ángela Fernández, de Bustio (Ribadedeva), estudiante de Comunicación Audiovisual.

 

Fotos

Vídeos