El legado de un socialista

Entendía la política como una forma de hacer cosas, no simplemente decirlas

Adriana Lastra
ADRIANA LASTRA

Cuando se vive la vida de una forma tan intensa y apasionada como la suya es muy difícil resaltar una de sus etapas sobre las otras, pero, antes que nada, Tini Areces fue un luchador por la libertad, incluso cuando serlo significaba arriesgar la propia libertad y la vida. Luchó contra el franquismo sin esconderse, la única forma en que sabía hacer las cosas, y hasta su último día, en el grupo socialista del Senado, fue referente actual del combate por la memoria y la dignidad de las víctimas de la dictadura.

Su otra pasión fue la enseñanza, probablemente la vocación más compatible con la de socialista. Todavía hoy es recordado por sus alumnos por su incansable generosidad y su pasión por compartir conocimientos. Desde su experiencia como profesor nos recordaba a menudo que sus queridas matemáticas son también un instrumento de la razón política, y que la educación es la primera herramienta que necesitamos para construir una sociedad igualitaria y justa.

Entendía la política como una forma de hacer cosas, no simplemente decirlas. Como alcalde de Gijón tuvo el talento de reconstruir la ciudad sobre su identidad, casi perdida en la larga noche de la dictadura, contagiando su visión de ciudad abierta, dinámica y viva, orientada al futuro y orgullosa, uniendo para siempre a Gijón con la palabra horizonte.

Sus discursos hablaban de proyectos convertidos en realidades. Es imposible siquiera resumir su legado pero cuando más fuertes soplaban los vientos neoliberales y privatizadores en la sanidad Tini se empeñó en construir un gran hospital público, el HUCA, que hoy es un referente de calidad sanitaria para los asturianos y la comunidad médica. Cuando la derecha demonizaba las ayudas públicas, su gobierno creó un salario social para las personas sin recursos que fue una tabla de salvación para muchos asturianos en los años más duros de la crisis y todavía hoy lo sigue siendo. Siempre medidas concretas, cohesionando y creando país, mirando al futuro.

Nuestro compromiso hoy con Tini es seguir trabajando por una sociedad más justa, como otros socialistas lo seguirán haciendo mañana sin nosotros. Pero es verdad que lo vamos a echar mucho de menos. No sólo su familia o los socialistas. Todos los asturianos y asturianas lo vamos a recordar a diario. Sólo el tiempo nos dará la verdadera dimensión de su legado, porque cada paso que dé Asturias hacia el futuro lo hará sobre una base tras la que estuvo su mano.