Interior prohíbe a TV3 montar un gran plató frente al Supremo para cubrir el juicio del procés

Fachada del Tribunal Supremo./ALBERTO FERRERAS
Fachada del Tribunal Supremo. / ALBERTO FERRERAS

El Ayuntamiento había autorizado la instalación, pero Interior la ha vetado, como también ha hecho con TVE, por motivos de seguridad

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

TV3 no podrá montar un gran plató frente al Tribunal Supremo para informar en directo sobre el desarrollo del juicio del procés que comienza el próximo 12 de febrero. El Ministerio del Interior ha prohibido la instalación de una carpa de 25 metros que la televisión autonómica catalana pretendía instalar en los jardines de Villa de París y para la que ya tenía autorización por parte del Ayuntamiento de Manuela Carmena.

Según han informado fuentes policiales, el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska ha vetado esta instalación alegando motivos de seguridad. De hecho, ningún medio podrá montar instalaciones «permanentes» dentro del perímetro de seguridad que la Policía Nacional va a instalar en los alrededores del alto tribunal. Televisión Española, que también tenía autorización del consistorio para hacer un montaje como el de TV3, aunque de mucho menores dimensiones, tampoco podrá montar ningún plató en las cercanías.

TV3 había pedido autorización al Ayuntamiento de Madrid después de que un restaurante cercano, con una terraza con vistas a la fachada del tribunal, haya decidido finalmente no ceder sus instalaciones para montar el plató.

Los responsables del Ministerio del Interior, Policía Nacional y Delegación del Gobierno ultiman ya el dispositivo de seguridad para el juicio contra los líderes soberanistas. A falta de varias reuniones esta semana, se prepara un gran operativo que movilizará a centenares de agentes, entre efectivos de subsuelo, servicios de información, guías caninos y, sobre todo, miembros de las Unidades de Intervención de la Policía (UIP, antidisturbios).

Gran despliegue

Y es que Interior espera, al menos en las primeras jornadas, una multitudinaria presencia en la calle de partidarios de los encausados, pero también de grupos ultras. La idea inicial es que ninguno de estos manifestantes pueda siquiera acercarse a las inmediaciones del edificio y mantener un cordón de seguridad «muy amplio», que permita, además, mantener separados a los congregados de diferente signo.

Más información

 

Fotos

Vídeos