El Principado considera que el 10-N «perjudica seriamente» a Asturias

El consejo de Gobierno, presidido por Adrián Barbón, reunido ayer. / HUGO ÁLVAREZ
El consejo de Gobierno, presidido por Adrián Barbón, reunido ayer. / HUGO ÁLVAREZ

El Gobierno regional apela a la «equidad» en el reparto de la financiación autonómica tras el acuerdo de Pedro Sánchez con Valencia

ANA MORIYÓNOVIEDO.

«La repetición electoral es una mala noticia». El Gobierno del Principado recibe la nueva cita con las urnas para tratar de desbloquear el escenario político nacional como un «motivo de tristeza» porque, advirtió ayer Melania Álvarez, esta situación «perjudica seriamente los intereses de la región». Pero, además, la consejera de Derechos Sociales y Bienestar y portavoz del Gobierno del Principado alertó de que la falta de acuerdo en el Congreso «profundiza en la crisis de confianza» que ya sufre la clase política.

Álvarez realizó ayer esta reflexión en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, en la que también apeló a la «equidad» en el reparto de la financiación autonómica entre las diferentes comunidades. Lo hizo después de que, esta misma semana, el Ejecutivo en funciones de Pedro Sánchez alcanzara un acuerdo bilateral con Ximo Puig para anticipar el desembolso del Fondo de Liquidez Autonómica extraordinario de Valencia (250 millones de euros) antes del 9 de octubre.

Asturias está igualmente pendiente de que el Gobierno central le haga entrega de 200 millones de euros correspondientes a los anticipos a cuenta y a la liquidación del ejercicio 2017, por lo que la oposición ya ha pedido a Adrián Barbón que no se quede atrás y no permita este tipo de discriminación.

Ayer a la portavoz del Gobierno regional le tocó dar una de cal y otra de arena al ministerio de Hacienda. De un lado, le reconoció que está trabajando «a fondo» en la solución para poder desbloquear los pagos a cuenta pendientes de ingresar a las comunidades como consecuencia de la carencia de presupuestos, y la falta de un Gobierno plenamente operativo. Pero, por otro, defendió que el «rigor» con el que el Principado viene gestionando sus presupuestos en los últimos años debe servir precisamente para no sentirse «penalizado» en el reparto. Incidió en ese sentido en la necesidad de alcanzar un acuerdo «equitativo» sin caer en tratos discriminatorios. «Apelamos a que desde el ministerio se tome la decisión en términos de equidad para todas las comunidades y respetando los mismos plazos», concluyó.

El PP, que el pasado miércoles ya había reclamado al equipo de Adrián Barbón que no se dejara ningunear por el Gobierno central, ponía ayer sobre la mesa una iniciativa con la que, explicaron Teresa Mallada y Pablo González, se busca precisamente paliar la deuda que el Gobierno central tiene con los ayuntamientos. Los portavoces del grupo parlamentario popular registraron una iniciativa en la Junta para que el Principado adelante los aproximadamente veinte millones que el Gobierno central adeuda a los ayuntamientos asturianos por la falta de actualización de las partidas que el Estado transfiere cada mes a las entidades locales, consecuencia de que este ejercicio no se ha aprobado un presupuesto de nuevo cuño. Concretamente, según detalló González, serían once millones los que han dejado de ingresar los grandes ayuntamientos desde el pasado mes de enero (Gijón, Oviedo y Avilés), y 7,5 el resto. El PP considera que esto supone en algunas entidades locales graves problemas de liquidez e insta al Gobierno de Barbón a arrimar el hombro. «Puede asumir esa cantidad», mantiene Mallada que, no obstante, entiende que es responsabilidad del Ejecutivo socialista decidir las herramientas a utilizar para hacerlo. La Consejería de Hacienda, respondió Melania Álvarez, evaluará la «viabilidad» de adelantar a los ayuntamientos esos pagos.

Más información