Teresa Mallada será la candidata del Partido Popular en Asturias

Teresa Mallada, en un acto el pasado mes de junio./EFE
Teresa Mallada, en un acto el pasado mes de junio. / EFE

La dirección nacional confirma a la expresidenta de Hunosa como la candidata asturiana y lo justifica en la mejor valoración obtenida en encuestas internas y, sobre todo, entre los votantes de Foro y Ciudadanos

D. FERNÁNDEZ | A. SUÁREZ | AGENCIAS

Daba por hecho el PP asturiano, o al menos su dirección, que la candidatura de Mercedes Fernández a la Presidencia del Principado para las elecciones de 2019 estaba prácticamente hecha y que la visita del líder nacional, Pablo Casado, prevista para el viernes, serviría como acto de ratificación. Pero ese camino aparentemente pacífico se torció ayer, en la reunión que la propia Fernández, acompañada del secretario general de la formación en Asturias, Luis Venta, mantuvo con la dirección nacional del partido. Una cita tensa porque la nueva cúpula popular instalada en la sede de la calle Génova trasladó a la dirección asturiana su intención de acometer un cambio al frente de la lista autonómica. Tal y como avanzó EL COMERCIO la expresidenta de Hunosa, Teresa Mallada, será la candidata del PP por Asturias en las próximas elecciones autonómicas.

'Génova' ha optado por Mallada -que es también presidenta del PP de Aller, su municipio natal- porque obtiene una mejor valoración en las encuestas internas que ha realizado. Pero sobre todo el punto determinante ha sido que esta mujer logra una valoración superior a la de Mercedes Fernández entre los votantes de Foro y Cs, han indicado las mismas fuentes.

Más información

La de ayer en Madrid fue una reunión 'caliente' porque el escenario que se encontraron Fernández y Venta no fue el que esperaban. En las últimas semanas, en público y en privado, los mensajes que se habían trasladado desde la dirección del PP asturiano se centraban en que, más allá de la demora en los tiempos, la de la presidenta era la única alternativa viable para encabezar la candidatura autonómica. Dirigentes populares, en voz baja, deslizaron incluso el mensaje de que el nuevo líder nacional, Pablo Casado, podría encontrarse con una rebelión en Asturias en caso de dar un golpe de mano. Si el diálogo entre la dirección estatal y la nacional no se cerró ayer es porque se quiere buscar una solución que permita, al menos, salvar la cara a todas las partes.

Una reunión difícil

Fuentes populares precisaron ayer que Fernández, que se veía en condiciones tanto de liderar la candidatura como de llegar a la Presidencia regional a través de un acuerdo de todos los partidos de la derecha, no puso las cosas fáciles en la reunión que tuvo lugar en Génova e hizo valer su margen de maniobra. Sobre la mesa no está solo el liderazgo de la lista a la Junta General sino también el número uno de las candidaturas a los principales ayuntamientos, especialmente Oviedo y Gijón. Todo acuerdo pasaría por un encaje de las pretensiones de las dos direcciones, la nacional y la regional, en esos distintos escenarios políticos.

Si bien la situación de Cantabria, en una situación similar a la de Asturias, se zanjó ayer mismo y Casado estará el jueves en Santander para presentar a sus cabezas de cartel, fuentes de la dirección nacional precisan que en el caso de Asturias las cosas siguen abiertas, desde la confianza de alcanzar un entendimiento hoy. El presidente nacional tiene previsto desplazarse al Principado el viernes, como parte de un itinerario que le llevará el sábado a Valencia y el domingo a Madrid. Con todos los candidatos autonómicos confirmados, el PP celebrará a mediados de mes la gran convención para preparar los comicios de 2019.

Síguenos en: