«Scorsese es un autor fundamental para entender el cine de los últimos 50 años»

«Scorsese es un autor fundamental para entender el cine de los últimos 50 años»
Pepa Blanes, Jordi Costa, Rodrigo Cortés y Luis Parés, momentos antes del debate. / PABLO LORENZANA

Rodrigo Cortés, Pepa Blanes y Jordi Costa protagonizaron el primer debate sobre la obra del Premio Princesa de las Artes

PABLO A. MARÍN ESTRADA OVIEDO.

La improvisa sala de proyección del Taller de la Fábrica Scorsese se llenó ayer para escuchar a cuatro expertos en la obra del Premio Princesa de Asturias de las Artes, Martin Scorsese, ofrecer su particular enfoque de su figura y trayectoria. La periodista Pepa Blanes, el cineasta Rodrigo Cortés y el crítico Jordi Costa dialogaron ampliamente sobre su propia experiencia como espectadores del director americano en un debate moderado por el historiador Luis E. Parés que sirvió de aperitivo a la proyección de 'Malas Calles' y al concierto nocturno de Elle Belga.

«Un autor fundamental para entender el cine en los últimos cincuenta años que no es un cineasta histórico porque sigue rodando». Así definió Parés a Martin Scorsese, de quien remarcó que «forma parte de una generación de directores cinéfilos» y que su propia cinefilia «es inseparable de su manera de hacer películas». La primera impresión que los contertulios habían tenido al descubrir su obra lanzó el debate. Rodrigo Cortés evocó su encuentro adolescente con 'Taxi Driver'. «No sabía nada de él y no estaba preparado para lo que veía: una historia reventando en la pantalla, planos colisionando, era totalmente diferente a lo que hacían otros. Me llevó años poner palabras a esa impresión y Scorsese es la razón por la que hago cine», aseguró. Similar experiencia tuvo Pepa Blanes con el mismo filme. «La vi con mis amigas y salimos impactadas. '¿Esto qué es? ¿qué acabamos de ver?' Aún hoy me resulta difícil expresar de qué va Scorsese, el impacto que sigue produciéndome». La historia del taxista encarnado por Robert de Niro causó igual conmoción a Jordi Costa. «Especialmente la escena en que Travis afirma que se pasa las noches limpiando el asiento de atrás de sangre y semen, me pareció una idea sobrecogedora. Mi fascinación por su cine ha seguido hasta su última y maravillosa 'Silencio'», confesó.

El carácter autobiográfico y la construcción de un relato de la historia americana como ejes de su obra, su provechosa faceta de realizador, montador y director de cámara, o la importancia de la música en sus películas, fueron algunos de los ejes más sabrosos de un debate que sirvió igualmente para que cada uno de los invitados trazase su propio retrato de Scorsese a propósito de una pregunta del moderador sobre si en su filmografía había obras menores y mayores, una cuestión que le sirvió a Cortés para declarar que «de su generación fue el más autoexigente, el que más se maltrató y el menos complaciente con el público, la crítica y consigo mismo. Ha dado saltos al vacío muy valientes y ha pasado los mismos infiernos que directores mediocres, pero él lo ha dado todo en cada trabajo». Blanes coincidió en que «haga lo que haga siempre hay algo de él, no creo que tenga obras menores, aunque no hayan tenido el éxito que la industria exige». Algo más allá fue Costa para quien «Scorsese tiene la habilidad de buscar el lenguaje apropiado según la historia que quiere contar, es un director tremendamente personal y un cinéfilo omnívoro. «En cada filme suyo está la memoria de todo el cine que se ha hecho antes», manifestó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos