Así se presenta esta primavera para los alérgicos... Y para los que no lo son aún

Así se presenta esta primavera para los alérgicos... Y para los que no lo son aún

Alertan de que se avecina una estación intensa en cuanto a la concentración de polen, que puede afectar también a las personas que nunca han experimentado síntomas

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

La primavera de 2019 comienza este miércoles 20 de marzo a las 22.58 horas, hora oficial peninsular, y durará 92 días y 18 horas, finalizando así el 21 de junio con el comienzo del verano. Los días se alargan y los alérgicos se ponen a temblar.

Expertos del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambiental (ICTA) de la Universidad Autónoma de Barcelona han alertado de que esta primavera será intensa para los alérgicos. Y puede que también para los que hayan sido inmunes al polen hasta ahora ya que existirá una alta concentración de polen en el ambiente.

El análisis de la situación apunta a que existen picos de concentración de polen que pueden convertir a personas no alérgicas en alérgicas, por lo que pueden experimentar por primera vez la sensación picor, estornudos, tos o lagrimeo que experimentan los alérgicos, sobre todo durante la primavera.

«Puede que parezca que se han resfriado, pero en esos casos es muy posible que las altas concentraciones hayan propiciado que se hayan convertido en alérgicos», ha explicado Jordina Belmonte, investigadora del ICTA y responsable de la red de Aerobiología de Cataluña quien advirtió que la polinización de algunas de las especies se inició hace semanas.

La abundante vegetación, fruto de las precipitaciones del otoño sumado al calor del mes de febrero, han desencadenado polinizaciones fuertes de cipreses, chopos, y posteriormente gramíneas.

Cambio climático

Según Belmonte, el cambio climático está haciendo que en los últimos 25 años se haya experimentado un incremento de las concentraciones atmosféricas de polen de árboles y, por el contrario, un descenso del de hierbas.

De este modo, la manera de apaciguar los efectos de la alta concentración de polen en el ambiente pasa por la llegada de lluvias, lo que haría bajar ese volumen en el aire al suelo, de modo que no produciría afectaciones respiratorias.