El Principado busca a las familias de los nueve asturianos encontrados en una fosa cántabra

Uno de los papeles hallados en Limpias en los que aparecen los nombres de los nueve combatientes republicanos asturianos. / FOTOS: E. C.
Uno de los papeles hallados en Limpias en los que aparecen los nombres de los nueve combatientes republicanos asturianos. / FOTOS: E. C.

Los cuerpos de los combatientes republicanos fueron hallados en el cementerio de la localidad de Limpias | Uno de los soldados, natural de Grado, estaba casado y tenía un hijo y otro, Luis Acebal Muñiz, era vecino del barrio gijonés de El Natahoyo

A. VILLACORTA GIJÓN.

Se llamaban Juan, Nicolás, Arcadio, Antonio, Amalio, Adolfo, José, Valentín y Luis. Eran milicianos asturianos y cayeron defendiendo la República en Cantabria, donde fueron enterrados en una fosa común de la localidad de Limpias y sus nombres se borraron de la historia. Pero ahora el Principado intenta localizar a sus familias y recuperar así su memoria.

Todo empezó el año pasado, cuando un jubilado vizcaíno, José Antonio Larrinoa, se propuso encontrar a su tío -vasco, también combatiente republicano- con un par de fotos y alguna anécdota como únicos puntos de partida. Así que, incansable, se puso a recorrer decenas de pueblos del norte de España y, a finales del verano, a punto de perder la paciencia, probó suerte en la parroquia cántabra de San Pedro de Limpias, donde se han sucedido ocho párrocos desde 1937.

Larrinoa preguntó a un paúl llamado Víctor Santos que llevaba dos años en el puesto y no tenía constancia de ningún registro del pequeño cementerio que corona la localidad. «Los libros de defunciones tan antiguos suelen mandarse al obispado. No esperaba encontrar nada. Miré las estanterías del despacho solo por si acaso», confiesa el sacerdote. Hasta que descubrió un viejo manuscrito escondido entre los volúmenes de bautizos y matrimonios. Y, en él, los nombres de 74 combatientes olvidados en aquella fosa común, copiados con cuidadosa caligrafía por el cura de la época para dejar constancia de las personas allí sepultadas entre 1936 y 1937.

Es lo que se conoce como la 'lista Larrinoa', un documento adelantado por EL COMERCIO y en el que aparecen Juan Vento Silda (o Silva), del que se detalla que «estaba casado», Nicolás Álvarez López, Arcadio Rodríguez Valero, Antonio Puertas Sánchez, Amalio Hevia García, Adolfo Mejida (o Megido) García, José Diéguez Álvarez, Valentín Rodríguez Cantaneli (o Canteli) y Luis Acebal Muñiz, los nueve asturianos del listado, que perecieron en el frente o en el hospital de guerra instalado en Limpias. Todos, pertenecientes a cinco batallones ('Vorochiloff', 'José Guerra Pando', 'Ladreda', 265, 222), a excepción de Luis Acebal Muñiz, «de Sanidad Militar de Asturias».

Poco más se sabe de ellos, a excepción de los datos que ha podido recabar la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Como que Nicolás Álvarez «era natural y vecino de Rodiles (Grado). Labrador, 41 años, hijo de Fernando y Concepción, estaba casado con Sofía García, con quien tuvo un hijo llamado Emilio Álvarez García». O que Luis Acebal «era natutal de Tremañes (Gijón), vecino del barrio de El Natahoyo, hijo de Manuel e Isabel, y tenía 22 años».

Ahora, el Principado trabaja en localizar a sus familiares -ya se ha producido algún contacto- y trasladarles que, a finales de septiembre, se celebrará un homenaje en Limpias al que asistirán representantes de los gobiernos de Asturias, Cantabria y el País Vasco. Para solicitar información o aportar cualquier dato, pueden contactar con la Dirección General de Justicia en el teléfono 985 66 85 12 o en el correo dgjusticia@asturias.org.

 

Fotos

Vídeos