«Es una pasada viajar para hacer lo que te gusta»

Sergio Longo, con la camiseta oficial de su equipo Chaos y su herramienta de trabajo, el teclado. / XUAN CUETO
Sergio Longo, con la camiseta oficial de su equipo Chaos y su herramienta de trabajo, el teclado. / XUAN CUETO

A sus 23 años, Sergio Longo ha cumplido el sueño de miles de jóvenes: ser profesional de los videojuegos

MARCOS GUTIÉRREZ

Sergio Longo es la envidia de cualquier loco de los videojuegos. De hecho, es la envidia de cualquier ser humano que desearía poder ganarse el cocido con aquello que ama, ya sea el deporte, la lectura o la degustación de quesos. En su caso, este cangués vecino de Caxidi es, a sus 23 años, jugador profesional de videojuegos en el equipo de la organización estadounidense Chaos.

Mucho antes de que la mera posibilidad de ganarse el pan con los eGames pasase siquiera por su cabeza, comenzó a ejercitar su mente y sus pulgares. «Desde bastante pequeño empecé, como todo el mundo, con la Gameboy», recuerda. «A los catorce o quince años» descubrió las competiciones de videojuegos. En su caso todo comenzó con el 'Call of Duty', el «típico juego de disparos con los amigos. Fue el primer paso hacia la competición».

Este tipo de ligas por equipos se empezaron a popularizar en nuestro país hace una década, si bien nada hacía imaginar al de Caxidi que iba poder llegar a hacer carrera de los mal llamados 'marcianitos'. «Yo practiqué tenis y fútbol muchos años, siempre compitiendo, y aquí vi que también se podía hacer a otro nivel», destaca. El 'start game' particular de su profesionalización surgió en Gamergy, un evento que se desarrolla en el Ifema de Madrid con premios oficiales en metálico. «Ahí empecé a trabajar desde dentro, hace cinco años, y a ver cómo era ese mundo desde el interior. Luego fue todo un proceso», explica.

Esta época coincidió con el lanzamiento de un juego nuevo llamado 'PlayerUnknown's Battlegrounds'. «Pronto comenzaron a desarrollarse competiciones. Como lo jugué desde el principio ya estaba a un nivel alto, por lo que comencé a formar parte de equipos españoles y luego pasé, a principios de 2018, a Chaos», resalta.

En lo que respecta a los salarios en el mundillo de los videojuegos explica que «hay un poco de todo. En mi caso yo estoy cobrando unos mil euros, que es un nivel medio».

Destaca que la cuestión relativa a los ingresos en los eGames se establece «como en cualquier deporte. Mientras que el Barça gana millones, un equipo de media tabla no tanto. En este juego, los mejores del mundo pueden cobrar unos 5.000 o 6.000 euros». «Yo estaba estudiando Informática hasta el año pasado. Este, como me surgió la oportunidad de profesionalizarme, hice un parón para volcarme en esto», comenta. Desde que se introdujo en los eGames su intención siempre pasó por dedicarse en cuerpo (virtual) y alma a ello, «a lo mejor como manager, entrenador, en marketing... hay muchas opciones». Con Chaos, su jornada es «de unas seis horas diarias». «A las siete de la tarde comenzamos. Hay grupos de entrenamiento donde los mejores equipos de Europa se juntan para practicar. Jugamos unas cuatro horas contra otros equipos y luego hay una hora de entrenamiento individual», explica.

Reconoce que «es una cosa que choca en Cangas, pero mis conocidos me dicen que es una pasada viajar para hacer lo que te gusta».