La joven desaparecida en Galicia alertó por Whatsapp de que la seguían

La madre de Diana, que se encuentra desaparecida desde el pasado 22 de agosto, muestra en el móvil la foto de su hija. /
La madre de Diana, que se encuentra desaparecida desde el pasado 22 de agosto, muestra en el móvil la foto de su hija.

Envió un mensaje a un amigo de Madrid para avisarle de que un hombre la estaba llamando: "Morena ven aquí"

AGENCIASLA CORUñA

Diana María Quer, la joven desaparecida desde el pasado domingo en A Pobra do Caramiñal, alertó por Whatsapp de que la estaban siguiendo. La chica se puso en contacto con un amigo de Madrid a las 2.40 horas para avisarle de que un hombre la estaba llamando: "Morena ven aquí", le decía según el último mensaje que escribió la joven. Es la última pista que se tiene de ella. La joven de 18 años fue vista por última vez a un kilómetro de la vivienda donde veranea con su familia en la zona de Cabío-Xobre al regresar de unas fiestas.

Su familia se ha mostrado este jueves "muy agradecida a todo el pueblo" por el apoyo brindado y ha pedido que "no bajen la guardia para encontrarla". Así lo ha señalado la madre de la chica, Diana López-Pinel, quien ha afirmado que "de ninguna manera" su hija ha desaparecido por su propia voluntad. "No se ha ido", ha insistido.

Tras asegurar que nunca había desaparecido su hija anteriormente, la madre ha recordado que el lunes 22 de agosto, después de comprobar que no estaba en su habitación a las 8,30 horas, acudió inmediatamente a denunciar los hechos ante la Guardia Civil. "Cuando presento denuncia es cuando me doy cuenta de que no está", ha recordado.

Diana López-Pinel, que ha explicado que llevan "15 años" veraneando en A Pobra do Caramiñal, ha comentado que la familia está "bastante mal" y hasta le fecha no tienen "ninguna novedad" sobre el paradero de su hija. Con todo, la madre de la chica desaparecida ha querido agradecer el apoyo vecinal. "Muy agradecida a todo el pueblo, se está volcando de forma incondicional", ha afirmado. Además, ha apelado a que "no bajen la guardia, que sigan peleando para encontrarla". Por todo ello, ha insistido en "darles las gracias" a las personas que colaboran para dar con el paradero de la joven.

La joven fue vista por última vez a un kilómetro de la vivienda donde veranea con su familia en la zona de Cabío-Xobre, en A Pobra. Mide 1,75 metros, tiene el pelo largo liso y moreno, ojos oscuros y pesa unos 55 kilos. La última vez que fue vista vestía pantalón corto rosa, camiseta blanca y sudadera y calzaba zapatillas negras con cordones.