El Comercio

Sanidad mantiene 3.000 pacientes quirúrgicos fuera de la lista de espera oficial

  • Se trata de 1.733 personas que rechazaron cambiar de hospital y otras 1.230 que por razones clínicas no pueden ser programadas para una operación

A la lista de espera quirúrgica de la sanidad pública asturiana le han aflorado casi tres mil 'nuevos' pacientes. En concreto, 2.963 enfermos quirúrgicos que hasta ahora permanecían ocultos. Se trata de personas que, pese a estar aguardando por una operación en alguno de los hospitales públicos o concertados, no solían aparecer en los cómputos oficiales de lista de espera, los que mensualmente da a conocer el Servicio de Salud del Principado (Sespa) a través de la web astursalud.

El grupo parlamentario de Podemos llevaba tiempo reclamando que estos enfermos, encuadrados dentro de la llamada lista de espera no estructural, fueran 'blanqueados'. Es decir, salieran a la luz. La formación morada llevó este asunto ante la comisión parlamentaria de investigación de listas de espera y denunció en varias ocasiones, a través de los datos de los cuadros de mandos de los diferentes hospitales, la existencia de un listado 'fantasma'.

La Consejería de Sanidad siempre se mostró reacia a reconocer la existencia de pacientes más allá de los cómputos oficiales. De hecho, en reiteradas ocasiones el consejero Francisco del Busto negó que en Asturias hubiese una lista de espera 'negra'. Hasta ayer.

La Consejería de Sanidad hizo públicos ayer los datos correspondientes a las dos listas quirúrgicas: la oficial, compuesta por 17.918 pacientes pendientes de intervención, y la otra, la no oficial, en la que hay otros 2.963 enfermos que hasta ahora se mantenían en el 'limbo' administrativo. Pero, ¿quiénes son estos enfermos considerados 'no estructurales' según Sanidad? Pues en la mayor parte de los casos son personas que han rechazado ser operadas en hospitales alternativos, es decir, en un centro que no corresponde con el que inicialmente tenía prevista la operación. Por ejemplo, pacientes pendientes de una cirugía en el HUCA que son llamados por teléfono para ser intervenidos en Cangas del Narcea o enfermos del Hospital de Cabueñes, en Gijón, a los que se les propone operarles en Jarrio.

Esta es la primera vez que el Principado da a conocer la cifra de enfermos en lista de espera no oficial, un dato que el gerente del Sespa, José Ramón Riera, ya anunció que haría público el pasado 22 de febrero. Lo que aflora de este cómputo es otro dato interesante: el número de personas que rechazan ser intervenidas en otro centro. Según Sanidad, son 1.733 los pacientes que les han dicho que no, y que prefieren ser intervenidos en su hospital. Otras 1.230 personas, de ese total de 2.963 enfermos en lista de espera no oficial, son usuarios que por razones clínicas no pueden ser programados para una cirugía.

La Consejería de Sanidad indicó ayer que con esta medida «se mejora la información sobre las demoras sanitarias». Por contra, Podemos, pese a ser la formación que exigió este compromiso de transparencia, acusó al Sespa de mentir: «Sanidad sigue ocultando datos y no dice que mientras en junio de 2015 eran 768 las personas que habían rechazado ser operadas en otro centro, en febrero de 2017 la cifra se disparó a 1.733».

Traumatología y Oftalmología son las especialidades con más pacientes no declarados, seguida de cirugía general y vascular.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate