Multitudinario adiós a Paz Fernández Borrego en Gijón

El coche fúnebre con los restos de Paz Fernández Borrego en el tanatorio de Cabueñes. / P. Ucha.

El tanatorio de Cabueñes se queda pequeño para despedir a la mujer de 43 años cuyo cuerpo fue encontrado en el embalse de Arbón

Paloma Lamadrid
PALOMA LAMADRIDGijón

El tanatorio de Cabueñes se ha quedado pequeño este sábado para despedir a Paz Fernández Borrego, la gijonesa de 43 años cuyo cadáver fue encontrado el pasado martes en el embalse de Arbón con evidentes signos de violencia. Su madre, visiblemente afectada, y sus dos hijos, han estado arropados por amigos y familiares que compartían su dolor y sus lágrimas.

Durante la homilía, el sacerdote ha dedicado unas entrañables palabras a la familia de Paz y ha subrayado: «Os quedará grabado el testimonio de su vida».

Algunos de los momentos más duros de esta tarde los ha protagonizado la madre de Paz, que pedía, devastada, la oportunidad de despedirse de su «niña». Al término del oficio, decenas de personas se han marchado del tanatorio entre lágrimas.

Y es que no hay consuelo para la familia y amigos de Paz Fernández, que reclaman justicia. «Este crimen no puede quedar impune», señalan. Depositan su esperanza en que la investigación de la Guardia Civil y el procedimiento judicial abierto determinen quién es el culpable del crimen de esta vecina de Nuevo Roces. Piden que el autor del brutal homicidio o asesinato -la calificación del crimen es algo que determinará la autoridad judicial- «confiese» y cumpla el castigo pertinente.

El tanatorio de Cabueñes, a rebosar.
El tanatorio de Cabueñes, a rebosar. / P. U.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos