Las obras de la calle Severo Ochoa de Candás suscitan las quejas vecinales del entorno

Operarios y maquinaria en la calle Severo Ochoa. /  P. G.-P.
Operarios y maquinaria en la calle Severo Ochoa. / P. G.-P.

P. G.-P. CANDÁS.

Las obras de urbanización y mejora de la accesibilidad de la calle Severo Ochoa de Candás han suscitado las quejas del vecindario que reside en su entorno. Las denuncias han sido trasladadas a la asociación vecinal y en ellas critican la lentitud con que se están acometiendo, con paralizaciones constantes y la emisión de ruidos de la maquinaria. En uno de los escritos se califica la planificación de los trabajos de «auténtica vergüenza». Y critican, tras la interrupción de los trabajos durante una semana, que «se está empleando un martillo hidráulico de juguete, pues lleva desde el viernes solo para picar un minúsculo trozo de calle». En las denuncias también se hace referencia al personal de esta obra, el mismo que está acometiendo el rebacheo del pavimento del paseo marítimo.

Por esta razón, acusan al Ayuntamiento de Carreño de llevar una gestión «nefasta» de estos trabajos, «que tienen muy poco en cuenta el bienestar de los vecinos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos