Los vecinos temen que se demore la reforma del paseo marítimo de Candás

Peatones en el paseo marítimo de Candás. / P. G.-P.
Peatones en el paseo marítimo de Candás. / P. G.-P.

Las asociaciones del concejo opinan que «el adoquinado actual no es el adecuado para una vía con una alta densidad de tráfico rodado»

PEPE G.-PUMARINO CANDÁS.

El paseo marítimo que enlaza la capital del concejo de Carreño con la parroquia de Perlora quedará cerrado hoy al tráfico rodado durante todo el mes. La razón de esta medida municipal es acometer unas obras provisionales de rebacheo a causa del deterioro de la calzada. Esta actuación tiene como único objetivo eliminar los hundimientos existentes en el adoquinado hasta que se lleve a cabo el proyecto final que consistirá en la renovación integral de todo el bulevar.

El anuncio de las obras del Ayuntamiento de Carreño fue recibido por los vecinos y usuarios de esta importante vía de comunicación de manera positiva y también con las lógicas quejas. Las más destacables proceden de la asociación vecinal de Candás, desde donde consideraron que esta reparación «es una mera justificación de que el proyecto final no se llevará a cabo a corto plazo». Así lo manifestó su portavoz Luis Fernández, a tenor de los trabajos contratados por el Consistorio.

«Creemos que lo que se hará es una obra costosa porque se reemplazará el adoquinado en los tramos donde se generaron los hundimientos de la calzada. Esto supone que el gobierno oculta una realidad que, en nuestra opinión no es otra cosa que una reparación para dejar uniforme el pavimento especialmente de cara a la salida de la Vuelta España desde Candás», dijo. El representante vecinal recordó que, «es la tercera vez que se hacen este tipo de trabajos en el paseo y los problemas siguen siendo los mismos debido a que esta calzada no fue planificada para soportar el tráfico rodado sino para que fuera peatonal».

Un criterio que también comparte su homólogo de la asociación de vecinos Río Espasa de Perlora, José Félix Fernández Caballero. Según explicó a este periódico, «el anuncio de cerrar el paseo al tráfico rodado es lógico cuando es necesario acondicionar una calzada que presenta un estado de deterioro importante y que pone en riesgo la circulación de los vehículos».

No obstante, desde Perlora pusieron el acento en que «desde hace tiempo los vecinos de la parroquia ya dijimos que el tipo de firme a base de adoquinado es más propio de una vía urbana que no soporta tanto tráfico que el del paseo». Por esta razón, confió en que, «de haber un proyecto final de renovación de este vial, será la solución definitiva a las constantes reparaciones que se vienen haciendo año tras año». Otra opinión en Candás es la del sector del comercio local, desde donde se comprenden que para esta actuación haya que cerrar el paseo al tráfico durante un mes. «Es muy raro que tan solo para un rebacheo se emplee tanto tiempo y en un mes en el que el movimiento de visitantes ya es importante. Estas obras pudieron hacerse antes», criticó Margarita Vega, al frente de un quiosco en Candás.

Mientras tanto, los usuarios habituales de esta vía defendieron que «de una vez por todas, se sustituya el firme con el empleo de materiales más resistentes», tal y como señaló Rebeca Pons, vecina de Perán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos