Cuatrocientos jóvenes de Asturias, León y Cantabria se ganan el jubileo

Los jóvenes se desplazaron a pie desde Cangas de Onís hasta Covadonga para ganarse el jubileo. / JUAN LLACA
Los jóvenes se desplazaron a pie desde Cangas de Onís hasta Covadonga para ganarse el jubileo. / JUAN LLACA

Los chavales participan este fin de semana en una jornada que organiza el Arzobispado de Oviedo con motivo del triple centenario de Covadonga

LUCÍA RAMOS CANGAS DE ONÍS.

Tras un buen madrugón y con varios kilómetros a sus espaldas, parte de ellos recorridos a pie, más de cuatrocientos jóvenes llegaban ayer por la tarde al Santuario de Covadonga para ganarse el jubileo. Los chicos, de entre quince y veintinueve años, proceden de las diócesis de Oviedo, Santander, León y Astorga y durante este fin de semana participan en la Jornada Regional de Juventud organizada por el Arzobispado de Oviedo con motivo del triple centenario que este 2018 acoge el Real Sitio.

La aventura comenzaba por la mañana, con la llegada de los participantes, acompañados por más de medio centenar de voluntarios, seminaristas y varios grupos de religiosas, a Cangas de Onís. En la iglesia parroquial fueron recibidos por el teniente de alcalde, Gonzalo Suero, quien señaló cómo el tricentenario está haciendo del concejo «un destino universal». También el abad de Covadonga, Adolfo Mariño, y el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, dieron la bienvenida al enorme grupo, que animó la mañana en el templo con varias canciones. «Os animo a que disfrutéis este fin de semana con la mente abierta, pues Dios no es aburrido, es sorprendente», apuntó Sanz Montes.

Efectivamente, según señalaba Pablo Álvarez, uno de los participantes, este tipo de jornadas suelen quedar grabadas en la memoria de los asistentes. «Ya estuve en varias y me encanta, pues haces muy buenos amigos con quienes luego te vas reencontrando», apuntó.

Ruta «sencilla y bonita»

Tras asistir a una catequesis, disfrutar de la ciudad canguesa y de una comida de confraternización, los jóvenes se calzaron las botas y se lanzaron a la carretera para salvar a pie la distancia que les separaba del Santuario, adonde llegaron cansados, pero muy satisfechos e ilusionados con lo que aún les quedaba por delante. «Me ha encantado, me gusta mucho caminar, y si es por sitios tan bonitos como éste y acompañado por la gente, mejor. Ya estuve varias veces en Covadonga, pero siempre vine en coche, por lo que esta vez fue la primera en la ruta, que me pareció sencilla y entretenida», señaló el estudiante de Historia llegado desde Laredo José Luis Rodríguez.

Ya en el Real Sitio, los jóvenes disfrutaron de una sesión de juegos tradicionales antes de cenar y participar en una vigilia que concluyó con fuegos artificiales. La noche la pasaron en Cangas de Onís y hoy tienen previsto regresar por la mañana a Covadonga para participar en una gymkana fotográfica que les ayudará a descubrir rincones ocultos del Santuario antes de clausurar las jornadas con una misa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos