El Comercio

El futuro pasa por emprender

vídeo

Arriba, Álvaro Escanciano se dirige a los chavales durante una de las charlas. Debajo, los estudiantes en el recinto ferial Luis Adaro. En la imagen inferior, participantes en las ponencias. / FOTOS PAÑEDA

  • «No hagáis cosas que no os hacen felices por satisfacer los deseos de nadie», les recomendó uno de los ponentes

  • Unos 400 alumnos de institutos de Gijón, Oviedo y Sama de Langreo asisten a la primera sesión del FIMP

Si nadie ofrece trabajo, siempre puede uno buscarse una salida personal. Unos cuatrocientos estudiantes de entre 15 y 16 años de institutos de Gijón, Oviedo y Sama de Langreo abarrotaron ayer el Palacio de Congresos del recinto ferial Luis Adaro en el 'Inspirational Day' del FIMP 2016. Se trataba de la primera cita de este año de un festival de ocio, internet, videojuegos y nuevas tecnologías que se abre hoy al público en Gijón a partir de las 13 horas. Cinco emprendedores transmitieron sus experiencias a los estudiantes. «El principal objetivo es que aprendáis y que veáis un futuro distinto, que el futuro lo construyáis vosotros», destacó al comienzo del acto Norman Suárez, director de Cuicui Studios, coorganizadores del certamen junto a EL COMERCIO.

  • Consejos para ser buen emprendedor

  • El universo FIMP se abre a todos los públicos

  • Consulta aquí toda la información del FIMP

La ingeniera Inés Álvarez aún no ha llegado a cumplir el sueño de su infancia: diseñar un coche de Fórmula 1. Pero sí fundó Dsert, un proyecto propio junto a dos amigos basado en la impresión 3D de quillas a medida para tablas de surf. Ella fue la primera en animar a los chavales a buscar qué es lo que quieren hacer y a pensar cómo quieren hacerlo. Es de las que cree que «todo el mundo tiene una idea que merece la pena».

En la misma línea habló Álvaro Escanciano, presidente de la asociación Drone4Students, quien retó a los estudiantes a superar el miedo al qué dirán y a poner en práctica sus proyectos. «Es vuestro momento», les animó. También María González, que abandonó su trabajo como farmacéutica para poner en marcha Routive.com, una web en desarrollo que busca ayudar a los viajeros a descubrir de forma segura la cultura local de su destino: «Montar una start-up es super difícil. Nos ha pasado de todo. Pero lo importante es no conformarse, porque es una labor apasionante».

«No tengáis prisa, no penséis que es un todo o nada», les advirtió Mara Rodríguez, que trabaja como freelance diseñando envases. «Estaba destinada a esto», reflexionaba. Y es que considera que todo el mundo debe buscar su vocación. «No hagáis cosas que no os hacen felices por satisfacer los deseos de nadie», recomendó. También cree positivo trabajar para otro antes de lanzarse a emprender y las ventajas de internet a la hora de montar negocios. «El mundo es mucho más que Asturias», les recordó.

Pablo Artime nunca pensó que terminaría creando el videojuego de sus sueños. Hace un año comenzó a trabajar en SteamForce. Hoy aspiran a convertise en ganadores del concurso PlayStation 2016 para ver su proyecto hecho realidad. «Cualquier de vosotros puede desarrollar un juego increíble con una buena idea», les animó. Y esto solo es el comienzo.