El Comercio
Dani Navarro.
Dani Navarro. / EFE

Dani Navarro encara con optimismo la recta final hacia el Tour

  • El gijonés, recuperado de su caída en el País Vasco, corrió a gran nivel dos carreras en Francia y hará el Criterium Dauphiné a partir del domingo

Dani Navarro es un ciclista nuevo. Tras sus caídas en la Vuelta a Andalucía y el País Vasco, el corredor gijonés se encuentra totalmente recuperado y se ilusiona a un mes del Tour con estar entre los mejores en la 'Grand Bouclé'. Prueba de ello es que estuvo a un gran nivel el pasado fin de semana en las carreteras del país vecino después de dos meses sin correr.

Y es que en las dos pruebas que disputó en Francia se codeó con los más destacados corredores del pelotón internacional.

«Acabé entre los veinte mejores en el Gran Premio de Plumelec Morbiham el sábado y el domingo fui octavo en la Boucles de l'Aulne Châteaulin», subraya satisfecho el corredor forjado en Las Mestas.

Lo más importante para Navarro es que «tengo muy buenas sensaciones y solo falta poco más de un mes para el Tour, por lo que estoy muy contento el encontrarme bastante recuperado».

El corredor gijonés encara con mucho optimismo la recta final de su preparación para la ronda gala. El test más importante será a partir de este domingo cuando encare el Criterium Dauphiné. Para Navarro «es una prueba de una semana en la que estarán los grandes favoritos del Tour como suele ser habitual».

Y su motivación es máxima, «porque en esta carrera logré en 2010 mi primer triunfo profesional cuando era gregario de Contador».

Navarro quiere volver a ser ese ciclista que fue 'top ten' en la ronda gala y en la Vuelta a España, donde logró un triunfo de etapa que luego le supuso ir al Mundial con la selección española.

A sus 34 años, el ciclista asturiano está con confianza y quiere reverdecer viejos laureles.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate