El Comercio

Dabiz Muñoz, un genio loco y excéntrico en el estreno de la segunda temporada de 'El Xef'

Dabiz Muñoz, un genio loco y excéntrico en 'El Xef'
  • Parece que el famoso chef ha tomado buena nota de la receta del éxito de su esposa, Cristina Pedroche, y ha puesto toda la carne en el asador para alzar a su programa en lo más alto

Hubo un tiempo en el que el nombre de Cristina Pedroche era sinónimo de éxito. En cualquier ámbito. Tener a la vallecana en un programa de televisión, evento publicitario, prueba deportiva o noticia atraía la atención de la audiencia sin casi hacer esfuerzo. Ahora parece que la joven ha perdido fuelle, pero le ha pasado el testigo a su marido, Dabiz Muñoz, que ayer estrenó en Cuatro la segunda temporada de su programa 'El Xef'.

El madrileño no decepcionó, pues logró un 7,4 por ciento de cuota de pantalla, un buen dato que hizo perder a 'Salvados', de Jordi Évole, 1,2 puntos. Y es Muñoz ha tomado buena nota de los consejos que le habrá dado su chica: hacer puro espectáculo, crear polémica y nada de filtros.

Así se mostró el cocinero ante las cámaras: como un genio loco y malhablado. Las palabras «puta» y «puto» salieron de su boca más veces que las que Belén Esteban pronuncia «¿me entiendeeees?» en una entrevista.

La segunda temporada de 'El Xef' llegó con la locura de la apertura de StreeXO, su restaurante en Londres, una dura aventura que le costó dos millones y medio de euros y que fue un sinfín de problemas, aunque, lógicamente, como en los programas de reformas en los que agonizan con no llegar a tiempo, Dabiz logró su objetivo. Eso sí, con grandes dosis de excentricidad, gritos y suspense.

En el capítulo de ayer el popular chef también entró en cólera por culpa de los cócteles hechos por un camarero de su restaurante madrileño. «Los cócteles están malos, no se parecen en nada a los que ideamos en un principio, no me gustan», le dijo. Al bartender no le quedó más remedio que volver a hacerlos todos, uno por uno, hasta que dio con el visto bueno de su jefe.

Este no fue el único enfrentamiento del cocinero con su equipo. La presión puede con Dabiz Muñoz a la mínima y monta el pollo ante los cámaras encantado de la vida. Eso sí, tampoco se esconde cuando tiene que enviar mensajes ñoños a su chica a través de WhatsApp. La segunda temproada de 'El Xef' promete.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate