Julia, el nuevo proyecto del cocinero Ricardo Sotres

De pie, de izquierda a derecha, Belén Bustillo, Alma de Abajo, Joshua Bou y Beatriz Martínez; y sentados, Iván Álvarez, Adrián Batalla y Ricardo Sotres. DANIEL MORA/
De pie, de izquierda a derecha, Belén Bustillo, Alma de Abajo, Joshua Bou y Beatriz Martínez; y sentados, Iván Álvarez, Adrián Batalla y Ricardo Sotres. DANIEL MORA

El cocinero de El Retiro inaugura este jueves su nuevo proyecto gastronómico en el restaurante del Hotel Balcón de la Cuesta, en Andrín

JESSICA M. PUGA

Todos los cumpleaños son especiales, pero este lo será aún más para Ricardo González Sotres. El cocinero del restaurante El Retiro, en Pancar (Llanes) soplará este jueves las treinta y dos velas de su tarta inaugurando un nuevo proyecto gastronómico: Julia, el restaurante del Hotel Balcón de la Cuesta, en Andrín (Llanes), que abrió sus puertas en junio del pasado año tras cambiar de dueños.

A sus imponentes vistas -justo enfrente están las montañas- y a la tranquilidad del entorno, se sumará ahora la oferta del restaurante, cerrado por el momento. «Haremos una cocina con base tradicional y en la que se dará prioridad al producto, porque así es la cocina que me gusta y la que hago también en El Retiro, que continuará siendo mi casa», explica Sotres, Caldereta de Don Calixto 2011 y, desde el año 2014, presente en el firmamento Michelin.

No faltarán en su carta, por ejemplo, cabritín guisado, arroz meloso de bogavante, verdinas con marisco, callos guisados, ostras en escabeche cítrico de sidra, así como pescados y mariscos del día. Platos, todos ellos, propios de la zona y, en algunos casos, servidos primero en El Retiro. «El 54% del turismo que se aloja en este hotel es extranjero, que viene aquí para disfrutar de la gastronomía asturiana. Esto será una oportunidad para que la prueben», asegura Sotres, que ahora tendrá que dividir su jornada entre Pancar y Andrín, a escasos cinco minutos en coche. No estará solo en la tarea. En Julia tendrá también la ayuda de un equipo «fantástico», encabezado por Iván Álvarez y Adrián Batalla, «las manos que lo han hecho posible», matiza el cocinero. Todos juntos llevan trabajando codo con codo desde verano para que todo esté listo de cara a la apertura de este jueves.

En el Julia, la bodega se ha cuidado con mimo. En ella hay más de 250 referencias nacionales e internacionales, marcas cuyos precios están comprendidos entre los 16 y los 1.200 euros que cuesta una botella de Teso la Monja. Si bien, «el grueso de la carta oscila entre los 20 y los 35», explica su responsable, al tiempo que enumera nombres como Vega Sicilia, Pingus y La Ermita.

Ricardo Sotres ha respirado cocina profesional desde la cuna. Primero, en el bar-tienda que regentaban sus padres en Llanes y, después, con su madre y su abuela aprendiendo los trucos de los guisos. Él cogió más tarde las riendas del negocio, dotándolo de estrella Michelin poco después. Y ahora que este camina solo, no sin esfuerzo, cuidará del Julia, un proyecto que le hace «mucha ilusión». Para descansar de los fogones, a pocos metros del hotel tiene el campo de golf y las playas de Ballota y Andrín. Sin salir de las instalaciones, 17 habitaciones de ensueño.

Fotos

Vídeos