El Comercio
Usuarios en una sala de espera de La Lila.
Usuarios en una sala de espera de La Lila. / MARIO ROJAS

Aumentan las listas de espera en el centro de La Lila por la falta de oftalmólogos

  • El Simpa denuncia que se han jubilado cinco especialistas y el tiempo medio para una cita ha pasado de tres a un mínimo de ocho meses

«En enero acudí a mi médica de cabecera para ir al oculista. Me dieron vez para marzo y unos días antes de la consulta, me enviaron una carta para retrasarla hasta junio. Voy a esperar seis meses para pasar la revisión que hago cada año». Este paciente del centro de salud de La Lila, que se llama Mario y prefiere no aportar su apellido, se queja de que en los últimos meses ha visto cómo el servicio de Oftalmología se ha ido deteriorando a pasos agigantados por la falta de especialistas.

El número de facultativos al frente de la especialidad se ha reducido casi a la mitad, ya que cinco médicos se han jubilado en el último año y la Consejería de Sanidad no ha buscado sustitutos. «Ha habido recortes y la plantilla se ha reducido. Hasta hace un año, había doce médicos atendiendo y ahora hay siete», cifra el presidente del Sindicato Médico Profesional de Asturias (Simpa), Javier Alberti. En la actualidad, añade, se atienden unos setecientos pacientes menos al mes en el consultorio. «Hasta hace poco tiempo, se venía atendiendo a 2.700 personas cada treinta días y ahora se ven mil. Por esta razón, la lista de espera se ha incrementado».

En concreto, detalla, se ha pasado de esperas de entre uno y tres meses a entre ocho y doce meses. «Si se jubilan cinco personas es imposible que se mantengan los datos de atención que había. Pero este problema no solo se registra en este consultorio, ya que Asturias ha perdido a setecientos profesionales. Es cierto que la plantilla del Sespa se mantiene tal y como defiende el Principado, pero la figura de los eventuales se ha perdido».

Considera que esta situación se va a alargar porque el número de jubilaciones no hará más que incrementarse. «En seis años se espera que se retiren mil médicos y no existen recambios porque hay escasez de profesionales y no nos da tiempo a formar a nuevos especialistas, ya que se necesita una media de once años».

Otras necesidades

El centro de salud de La Lila no es el único que ha tenido problemas durante los últimos meses. Los facultativos de los consultorios de El Cristo y Ventanielles están hartos de pasar frío por el invierno, ya que el sistema de calefacción no funciona. Sin ir más lejos, en plena epidemia de gripe, la temperatura que se alcanzó en el primero de estos consultorios «no superó los doce grados» y los trabajadores han llevado sus propios radiadores para que en la consulta haya un poco de calor. Sin embargo, no los pueden tener encendidos mucho tiempo, ya que los automáticos saltan y después todo el sistema informático tarda bastante tiempo en reiniciarse.

Asimismo, los empleados del ambulatorio de Ventanielles han estado durante muchos meses trabajando con el abrigo puesto por encima de la bata médica.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate