Oviedo comprará la fábrica de loza para hacer un centro de exposición

Aspecto actual de la fábrica de loza de San Claudio, invadida por la maleza y los plumeros de la Pampa. Al frente, la chimenea de botella. / MARIO ROJAS
Aspecto actual de la fábrica de loza de San Claudio, invadida por la maleza y los plumeros de la Pampa. Al frente, la chimenea de botella. / MARIO ROJAS

Rosón avanza que prevén comenzar la rehabilitación en 2019

OVIEDO.

Tras ocho años de abandono, por fin hay un futuro para la abandonada fábrica de loza San Claudio: el Ayuntamiento la comprará para rehabilitarla y convertirla en un lugar de visita. «Tienen que comprarse los terrenos. Una vez allí, tendremos que desarrollar el proceso. Será al estilo de un centro de interpretación de lo que fue», avanzó el concejal de Turismo, Rubén Rosón.

No será de forma inmediata, debido a las complejidades de la tramitación administrativa, si bien no será necesario cambiar el plan urbanístico. Para el año que viene se presupuestará el proyecto: «Lo vamos a proponer al equipo de gobierno. Hay una pequeña bolsa en el capítulo de expropiaciones, ya en el proyecto de presupuestos, de medio millón de euros». El objetivo final es que la obra «de recuperación» se realice «a principios de 2019».

1901
Senén María Ceñal impulsa la creación de la locería.
Años 70
Esplendor de San Claudio. La factoría es pionera en España en la utilización de calcomanías bajo esmalte. Sus vajillas son famosas y apreciadas.
2009
Tras despedir a los 40 trabajadores que quedaban, la propiedad echa el cierre de la fábrica.
2016
Último intento fallido de venta del complejo, tras varias subastas que quedaron desiertas. Protección patrimonial regional.
Actualidad
La factoría permanece cerrada y en ruina, a la espera de un comprador.

La propuesta para estos terrenos de 23.870 metros cuadrados se enmarca en un contexto más amplio, en el Plan de Turismo de Naturaleza de Oviedo, del que Somos pretende tener ejecutado un 80 % en 2019. La locería está señalada como activo ocioso y de ella se quieren recuperar dos elementos. Uno, el horno llamado de botella, que data de 1901. El otro, la chimenea de la lija, en la que se aspiraba el polvo de pulido de las piezas.

La fábrica, en estado de ruina, se incluye en el Plan de Turismo de Naturaleza

Rosón apuntó que el remozamiento de la fábrica «enlaza con el desarrollo del camping» planteado por el plan en una parcela de 52,24 hectáreas de San Claudio. En la zona se propone también limpiar y revitalizar la laguna del Torollu.

Lo que la loza fue

La historia de esta fábrica comenzó hace 116 años, cuando Senén María Ceñal abrió la locería. Pronto floreció y antes, de la I Guerra Mundial, llegó a elaborar 100.000 piezas mensuales con 150 operarios contratados, recuerda José Fernando González Romero en su volumen 'Arquitectura industrial de Oviedo y su área de influencia'. Y siguió creciendo, solo interrumpido su desarrollo por la guerra civil.

En los años sesenta y setenta la fábrica llegó a su máximo esplendor. Consiguió competir con la afamada loza de la Cartuja de Sevilla. Pero la reconversión industrial de los ochenta pudo con ella. En 1992 entró el empresario Álvaro Ruiz de Alda, cuya plan de viabilidad para salvarla resultó un absoluto fracaso.

Al final de sus días se vivieron conflictos laborales. En 2007 se inició un expediente para declarar la fábrica como Bien de Interés Cultural (BIC), que se anularía dos años después, en pleno conflicto laboral. La factoría cerró definitivamente en 2009, echando a sus últimos cuarenta trabajadores.

Desde entonces, la finca ha ido deteriorándose, víctima del tiempo, de incendios y de saqueos: solo en 2010 se detuvo a veinte personas, algunas de las cuales se apropiaban de vajillas enteras en furgonetas. Tras la liquidación de la empresa, la Agencia Tributaria intentó venderla sin éxito desde julio de 2014, primero por subasta partiendo de 1,33 millones de euros y luego por adjudicación directa, sin mínimo. Luego pasó a manos de la administración concursal, que sigue esperando una oferta, y entre medias, en 2016, fue incluida en el Inventario de Patrimonio Cultural de Asturias, nivel inferior a BIC.

Una ruina congelada

Pese a que el acceso a la finca está prohibido, por su estado ruinoso, es muy fácil entrar atravesando senderos abiertos entre la maleza que la envuelve. Allí reina el silencio y, a veces, sobreviene un fuerte olor a desechos.

Dentro parece como si el tiempo se hubiese detenido tras una huida a toda prisa. Por todas partes quedan restos de la actividad: depósitos con polvo ya hecho sólido, hornos con loza pasada dentro, moldes acumulados en pisos superiores (algunos con acceso mediante una escalera en condiciones precarias) y sobre todo, platos. Miles de ellos, sin pintar, quedan esparcidos por las distintas naves, algunos todavía tapados con plástico y metidos en palés. Los valiosos, con las calcomanías impresas, están todos rotos o mellados. También hay otras piezas, como bandejas, jarras o tazas, pero en menor cantidad.

En el taller de mecánicos aún hay viejos anuncios de coches y calendarios de los ochenta y los noventa. Pero hay indicios de que la gente sigue entrando allí, como un ejemplar de este diario de 2016, latas de cerveza y botes de grafitis. Estos colonizan muchas de las paredes de la abandonada fábrica.

Techos caídos

El deterioro se aprecia sobre todo en los techos. Los falsos han caído en gran parte, con aislamiento incluido, al suelo; también ha cedido parte de la uralita de la nave principal y la madera del anexo que un día fue la tienda, aún con carteles de ofertas. Apenas quedan cristales sanos y la vivienda del director es poco más que la fachada. En el despacho sindical permanecen todavía banderas de las centrales y pegatinas de 'Salvemos la fábrica de loza'. Los coches rodean el terreno.

El plan municipal podría ser un tónico para una localidad que, según el presidente de la Asociación de Vecinos de San Claudio, Luis Miguel, «se olvidó con el anterior alcalde y el que está sigue olvidándose, como si no fuéramos un barrio de Oviedo». El abandono de la fábrica es tal que «pasó a segundo término. Lo único que se habla es que la limpien. La gente está preocupada por el paso a nivel, es un trastorno para los que salen a trabajar».

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos