La ejecución de la sentencia del Calatrava reduce las inversiones a 21 millones

La ejecución de la sentencia del Calatrava reduce las inversiones a 21 millones
El Ayuntamiento debe pagar 18 millones por el Calatrava, más intereses. / MARIO ROJAS

El equipo de gobierno defiende las medidas tomadas para «no parar la ciudad por culpa de los pufos del PP»

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

Sin salirse del guión establecido tras del Pleno extraordinario en el que se aprobaron los presupuestos, ayer, los socios de gobierno mantuvieron una reunión en la que trazaron las líneas para abordar el pago de la sentencia del Calatrava. Como adelantó EL COMERCIO, los planes de Rubén Rosón, concejal de Economía, pasan por destinar 18,1 millones de euros del crédito pedido para el presupuesto de 2018 a la ejecución de la orden del Tribunal Supremo; algo con lo que el resto del gobierno estuvo de acuerdo.

Con los 18 millones 'enterrados' en el Palacio de Congresos, Economía estimaba entonces que podría salvar 12 del crédito para el capítulo de inversiones. Sin embargo, Rosón incorporó ayer a la suma 4,4 millones del remanente de 2016 que quedan por ejecutar y obras financieramente sostenibles del año pasado por importe similar. En total, 21 millones para ejecutar obras tales como la reparación de la plaza de los ferroviarios (la losa), la construcción de la escuela infantil y el polideportivo en Trubia o acometer mejoras en los servicios de la zona rural.

Lo que queda ahora es elegir cuáles de esas obras son financieramente sostenibles y cumplen lo que marca la ley de estabilidad presupuestaria: que se proyecten, liciten y ejecuten en el mismo ejercicio. Algo bastante difícil de llevar a cabo. Pero hay más, en abril se incorporarán 17 millones de euros del superávit de 2017 al remanente de tesorería. Si los ayuntamientos son estables económicamente, el Ministerio de Hacienda se comprometió a flexibilizar el destino de los excedentes hasta ahora retenidos bajo la 'ley Montoro'.

En este sentido, los socios de gobierno se comprometieron ayer a salvar las obras que ya estén proyectadas sobre otras menos urgentes y, a iniciativa de Izquierda Unida, hacer especial hincapié en las inversiones que se hayan comprometido políticamente en barrios y con colectivos.

A salvo de la criba, quedan, a priori, los dineros destinados al proyecto con soporte europeo del nuevo bulevar para no poner en riesgo las ayudas comunitarias que financian el 80% del proyecto. En esa partida entra la reforma del Palacio de Deportes y las mejoras energéticas en las viviendas del barrio de Ventanielles. También deberían de mantenerse en la lista la de adecuación del Auditorio a la normativa contra el fuego o las del museo de Faro, que ya cuenta con proyecto y suelo disponible.

Todo pendiente del déficit

El próximo miércoles 4 de abril será la fecha tope para que cada departamento municipal estime qué obras tiene empezadas y pueden seguir su tramitación y cuáles podrían encajar en el apartado de financieramente sostenibles. Según fuentes municipales, «el recorte para lo que podía haber sido, es un rejón, pero no va a paralizar la ciudad. No podemos paralizar la inversión por la irresponsabilidad del PP y la gestión de sus pufos», afirmaron. Otras, más precavidas, añadieron que «tenemos que hacer frente a la sentencia sin dejar de gobernar».

Pero aún hay otro problema que resolver, Economía tiene que encontrar margen para corregir el déficit de 4 millones de euros con el que se aprobó el presupuesto municipal y que pone en riesgo los seis párrafos anteriores. De eliminar ese agujero depende el cumplimiento de la norma de gasto y el acceso libre al remanente. Posiblemente también se comerá alguna de las inversiones estimadas.

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos