«El acceso a los fármacos de la hepatitis C no puede ser al precio de la industria»

Diputados de las distintas formaciones en la reunión con los representantes de 'No es sano'. /
Diputados de las distintas formaciones en la reunión con los representantes de 'No es sano'.

La Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública y No es Sano alertan de la «factura» de los fármacos, de más de 14.000 euros por paciente

G. POMARADA

«El problema de la hepatitis C no termina con el acuerdo». Es la reprobación de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Asturias al pacto alcanzado por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas para ampliar el tratamiento a los pacientes que presentan la enfermedad en niveles de menor gravedad. En el acuerdo, el ministerio no establece vías de financiación específicas para los fármacos como pedían las autonomías.

Desde la Plataforma señalan que, más allá del aporte estatal, resulta necesario «hacer una revisión del precio» de los fármacos por «la factura que van a representar para el sistema sanitario». Actualmente, el precio por paciente y tratamiento «se estima entre los 14.000 y los 17.000 euros», indica Mónica Cavagna, responsable de Salud en la Organización de Consumidores y Usuarios. En todo caso, las cifras son estimaciones, ya que los datos sobre el precio que pagan las administraciones por los fármacos no son públicos.

«Por supuesto que todos los pacientes tengan acceso, pero no puede ser con las condiciones que pone la industria, con unos precios arbitrarios y políticos que no responden al coste que le ha supuesto a la empresa farmacéutica la investigación y desarrollo», destaca Carlos Ponte, portavoz de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública. Unos precios «más justos», recuerdan desde el colectivo 'No es Sano', permitirían «hacer campañas de diagnóstico». En España, se estima entre 500.000 y 800.000 personas que tienen hepatitis C crónica y siete de cada diez personas infectadas desconocen tener la enfermedad.

Representantes de 'No es sano' se reunieron ayer con los grupos de PP, Podemos, Izquierda Unida y Ciudadanos en la Junta General para abordar el precio de los medicamentos y proponer modificaciones al actual sistema de innovación, «basado en patentes y que cuesta mucho dinero al sistema público».