El compango, en peligro

. / PABLO NOSTI
. / PABLO NOSTI

La exportación masiva de cerdo a China desabastece a las fábricas de la región, que no tienen material para los embutidos

MARCO MENÉNDEZNOREÑA.

La situación es crítica en el sector cárnico del cerdo en Asturias. La peste porcina en China está repercutiendo de manera alarmante en la región, hasta el punto de que el tradicional compango asturiano está en riesgo de desaparecer. «El chorizo y la morcilla certificadas están en peligro», sentenció ayer César García, presidente de la patronal Asincar.

La peste porcina africana que padece China es «la mayor pandemia animal de la historia», explica García. Según datos del Gobierno chino, han sacrificado 1,1 millones de cerdos por este motivo, mientras que los organismos internacionales elevan la cifra a 200 millones de ejemplares. El gran proveedor de cerdo al país asiático era Estados Unidos, pero las malas relaciones comerciales entre ambos países ha reducido a la mitad las exportaciones.

La repercusión de este problema en Asturias viene dada porque China ha puesto sus ojos en Europa y en concreto en España que, con un 19% de la producción mundial de cerdo, es el principal exportador. Eso ha provocado que la materia prima escasee en el mercado nacional. «Tradicionalmente, los chinos venían y autorizaban a exportar a una serie de establecimientos tras unos trámites burocráticos que duraban meses. Ahora dicen que se apunte el que quiera, casi sin ningún trámite», explica García.

Más información

Eso ha hecho que los productores españoles se hayan lanzado a la exportación y el precio medio del cerdo haya subido un 30%. Pero algunos cortes determinados lo han hecho el 60% e, incluso, el 100%. «Para el fabricante es imposible repercutir esa subida en la distribución y más en Asturias, donde todo son pymes y micropymes, que tienen menos peso que las grandes industrias», añade.

Los principales mataderos ya han avisado a las empresas de que les dejarán de distribuir cerdo en las próximas semanas, lo que supondrá un desabastecimiento y el encarecimiento de los productos que se puedan llegar a elaborar. Asturias no tiene productores de cerdo, ya que su producción cárnica se ha centrado en el vacuno. Es «un mal endémico» de la región, apunta César García. Los grandes productores son Cataluña, Madrid y Murcia, y hay que tener en cuenta que, si hasta ahora el transporte de la carne corría por cuenta del matadero, ahora serán los fabricantes quienes lo tengan que asumir, en el caso de que logren adquirir algún animal.

1.100 trabajadores

García reconoce que «la solución es compleja» para las 90 industrias cárnicas de la región y sus 1.100 trabajadores. Además, hay 22 empresas que son las que elaboran chorizos y morcillas certificadas. El año pasado se hicieron 500 millones de kilos de chorizo asturiano certificado y 54 millones de kilos de morcilla. Toda esa producción está en serio riesgo de desaparecer.

«Queremos crear conciencia del problema y que lo tiene que asumir toda la cadena, no solo el fabricante», señala convencido el presidente de Asincar, porque, en su opinión, «cuando el problema de China llegue a pasar, se habrá quemado toda la red de transformación».

El gerente de la asociación empresarial, Juan Díaz, expuso que «estábamos acostumbrados a que los vaivenes de los precios fueran periódicos y el sector sabía que la situación pasaría a corto plazo. Pero ésta no tendrá un ciclo corto, porque en China siguen matando cerdos para erradicar la peste y seguirán importando animales durante muchos años».