Las aguas del río Candín se filtran al túnel del soterramiento de Langreo

Zona donde se instala la cuba que saca el agua de dentro del túnel de soterramiento. / J. C. ROMÁN
Zona donde se instala la cuba que saca el agua de dentro del túnel de soterramiento. / J. C. ROMÁN

Una empresa externa se dedica desde septiembre a funciones de extracción, que algunos días habrían llegado a los 20.000 litros

MARTA VARELA LANGREO.

El agua corre bajo tierra en el túnel del soterramiento. La visible y aparente paralización en las obras del soterramiento de la línea de Feve a su paso por el centro urbano de Langreo, se convierte en actividad bajo tierra. Aproximadamente desde el mes de septiembre se está extrayendo agua del túnel del soterramiento en la zona entre el barrio de Urquijo y la Ciudad Tecnológica de Valnalón, en el distrito langreano de La Felguera.

Una zona por donde transcurre el río Candín. Así lo aseguran los vecinos de la zona que confirman que «cada tres o cinco días llega una cuba, aparca cerca del paso a nivel y extrae agua, incluso hubo días que el camión vino hasta dos veces». Lo que les hace presuponer que «hubo días en que se sacaron más de 20.000 litros de agua de dentro del túnel».

Un agua que algunos creen que se podría estar filtrando debido a la proximidad del río Candín, aunque no se descarta que pueda haber otras filtraciones. Según ha podido comprobar EL COMERCIO, una empresa especialista en solventar filtraciones se está haciendo cargo de los trabajos y lleva semanas realizando infiltraciones para evitar que el agua vuelva a instalarse en el túnel por donde deberán circular los trenes de la línea Gijón-Laviana.

Revisión del Principado

Los trabajos se están ejecutando con al menos dos máquinas, dentro del túnel, que permiten a los obreros acceder hasta la bóveda para hacer algunas de las infiltraciones, mientras otras se hacen por las paredes del túnel. Además hasta el lugar también se han acercado técnicos del Principado, previsiblemente para revisar los trabajos.

Nadie se atreve a hablar de deficiencias en la ejecución de los trabajos, ya que se tuvo en cuenta la proximidad del río Candín, al diseñar este último tramo del túnel, en sentido a Tuilla de aproximadamente unos 450 metros que fueron calificados por el Principado como «los más complicados».

De hecho, una de las dudas que tiene el Ayuntamiento de Langreo sobre la firma de la modificación del convenio del soterramiento, pendiente aún de fecha, es que quede plasmado con claridad que organismo se hará cargo del mantenimiento de la capa de impermeabilización de túnel. Capa por la que, previsiblemente, ya se está filtrando el agua.

 

Fotos

Vídeos