«El argayo de Anzó sirvió para alertar del abandono que sufríamos en Caso»

El alcalde de Caso, Miguel Ángel Fernández Iglesias, junto al talud que se vino abajo hace un año en Anzó. / JUAN CARLOS ROMÁN
El alcalde de Caso, Miguel Ángel Fernández Iglesias, junto al talud que se vino abajo hace un año en Anzó. / JUAN CARLOS ROMÁN

El viernes se cumple un año del corte de la AS-117 que aisló a todo el concejo

ALEJANDRO FUENTE ANZÓ (SOBRESCOBIO).

La fecha quedó marcada para una población de 1.500 vecinos. Son los de Caso que a partir de la mañana del 22 de marzo de 2018 se quedaron prácticamente aislados al caer toda una montaña de roca y barro en el núcleo de Anzó, en Sobrescobio. El argayo cortó la conexión de todo el municipio con el resto del Principado por la carretera AS-117, el corredor del Nalón. Este viernes se cumple un año del suceso por el que no hubo que lamentar daños personales, pero que cambió irremediablemente las costumbres y la forma de vida del concejo.

La carretera estuvo cerrada hasta junio, tras una monumental obra para retirar las toneladas de roca y para afianzar el talud. El alcalde de Caso, Miguel Ángel Fernández Iglesias, regresaba ayer con EL COMERCIO a la 'zona cero'. El regidor admite que no se acuerda del día en que cambió todo. «Son de esas fechas de las que nadie se quiere acordar, pero sucedió. Lo que no se me borra de la memoria es que para todos los vecinos fue algo muy malo. Fue abrumador cuando te das cuenta de que te encuentras con todo el concejo incomunicado. Entonces, vimos con más claridad que no contábamos con buenas carreteras y lo sufrimos». Y es que apenas había salidas viables. Con la calzada de la AS-117 ocupada por rocas, solo había salida por la carretera de la Collada de Arnicio, que conecta Campo de Caso con Infiesto. La nieve y el mal estado de la vía hacía impracticable su uso. La otra alternativa, todavía peor, era el puerto de Tarna y regresar a Asturias por León. «Una pesadilla».

Obras nuevas

¿Tuvo algo positivo ese gran desprendimiento y sus consecuencias? El alcalde siempre busca un enfoque positivo a los problemas: «Creo sinceramente que el argayo nos hizo más fuertes, nos obligó a entendernos entre nosotros, entre los vecinos, lo mejor posible. Fuimos capaces de unirnos ante la adversidad y de buscar juntos soluciones a los problemas. Sirvió para alertar de que estábamos completamente olvidados».

Y sí, hubo cambios desde entonces. El Principado anunció el arreglo de la carretera de Arnicio que ya se esté ejecutando en su primera fase, de Campo de Caso a Bueres. Algo más de cuatro kilómetros, con un importe de 5,7 millones de euros. Habrá cambios, ya que se plantea cambiar el orden de las fases, para dar continuidad a este tramo y dejar para el final el que conecta con Infiesto, explica el regidor. También se analizaron los riesgos de nuevos desprendimientos en la AS-117. «Se han hecho sondeos en dos puntos que pueden ser objeto de trabajos de refuerzo para evitar nuevos argayos; uno es a la altura de Temoñín -entre los túneles de esta vía- y otro, junto al pantano».

Información relacionada: