«Dejo la política, pero siempre seré socialista, aunque no tenga carné»

David Moreno, alcalde de Aller. / JUAN CARLOS ROMÁN
David Moreno, alcalde de Aller. / JUAN CARLOS ROMÁN

El alcalde de Aller, David Moreno, fue expulsado por su partido tras abrírsele juicio oral por presunta prevaricación del que resultó absuelto

MARTA VARELA CABAÑAQUINTA.

El alcalde de Aller, David Moreno, deja la política. No tuvo un mandato fácil. Hace dos años se le abrió juicio oral por un presunto caso de prevaricación (tras una denuncia presentada en Fiscalía por el PP). El PSOE entonces pidió que dimitiera, pero no lo hizo. Fue el 5 de abril de 2017 cuando junto a los cinco ediles socialistas decidió pasar al grupo de no adscritos. «Me duele, como socialista, tener que dejar mi partido, al que nunca me enfrentaré. He tomado la decisión de dejar la política en mayo, cuando termine el mandato que los alleranos me encomendaron», comunicaba ayer.

Desde que se convocaron las elecciones, los vecinos del concejo le han pedido a Moreno en repetidas ocasiones que encabezase un proyecto ciudadano, que iniciase una nueva etapa trabajando por Aller. Pero él siempre lo tuvo claro. «Tras 16 años en política activa, ocho como concejal y ocho como regidor estando en el candelero, quiero disfrutar de mi ámbito privado y pido respeto para mis proyectos de futuro. Solo me atañen a mí y a mi familia», apuntó. Un futuro eso sí, que ve en el concejo que ama.

«Seré un vecino de Aller, un socialista, porque esta condición no se puede borrar, aunque no tenga carné. Mi partido siempre será el PSOE, no me imagino dañándolo», aseveraba en el despacho de Alcaldía. «Quedan muchas cosas por hacer, me han tocado los años de fractura económica y junto a mi equipo hemos logrado una estabilidad presupuestaria. Aller es hoy un concejo fuerte estamos pagando a proveedores a 2,96 días y cuando llegué al gobierno se hacía a 400», añadió.

De la política municipal activa se lleva innumerables recuerdos y años de aprendizaje de los que destaca «conocer la satisfacción de la lealtad, sobre todo la de mi equipo, pero también de la deslealtad».

No hay duda, sino amargura a la hora de recordar cuando desde la FSA se determinó abrirle un expediente de expulsión cuando en 2017 se negó a dimitir ante la apertura de un juicio oral acusado de prevaricación por la concesión de subvenciones a una entidad deportiva, dentro de su labor de alcalde. Fue absuelto. «Fueron momentos duros, pero no fue el fin del mundo; tuve claro que mi compromiso era con mis vecinos y por ellos trabajaré en el Ayuntamiento hasta el último día de mi mandato, e intentando hacerlo lo mejor que sé, mis vecinos deberán valorar mi trabajo».

Ayer el Boletín Oficial del Principado de Asturias ratificaba su decisión. David Moreno Bobela no está entre los candidatos a alcanzar la alcaldía de Aller en los próximos comicios.