Una gran caminata por los rincones de Sobrescobio

Algunos de los participantes, a su paso por la zona de Soto de Agues. / FOTOS: JESÚS MANUEL PARDO
Algunos de los participantes, a su paso por la zona de Soto de Agues. / FOTOS: JESÚS MANUEL PARDO

Cerca de medio millar de personas se suman a la marcha popular, en la que se premió al participante más joven y al de mayor edad

MARTA VARELARIOSECO.

Sobrescobio hace camino al andar. Desde hace quince años el municipio coyán, enclavado en el corazón del parque natural de Redes dedica una jornada a presumir de su tierra y gente. Y lo hace de con una gran caminata, la conocida como marcha popular por los pueblos del concejo, que se ha convertido en un clásico del verano en la comarca del Nalón, y que se enmarca dentro de las actividades de la sextaferia coyana.

Casi medio millar de personas se pusieron las botas, la camiseta conmemorativa, gorra y el bastón y se echaron a andar. No solo participaron vecinos sino que el recorrido contó con caminantes de lugares tan diversos como Francia, San Francisco, Barcelona, Granada, Madrid, Guipúzcoa, Vitoria, Alicante, Gerona o Pamplona. Todos dispuestos a conocer las entrañas de Sobrescobio. Cada uno pudo realizar la caminata a su ritmo, la camaradería y el buen humor fueron, un año más, la clave de la jornada.

La comitiva popular partió a las diez de la mañana del pueblo de Campiellos. Continuó hacia la capital, Rioseco, y siguió en dirección a La Polina, Villamoréi, Camín de Castru, Ladines y Soto de Agues. El área recreativa de Vallau fue, como es costumbre, el punto final del recorrido, de unos 13 kilómetros y la zona del esperado avituallamiento. En el mismo se hizo entrega del bollu preñau, para que los participantes pudieran compartir conversación y mantel, después del largo paseo, de algo más de dos horas. Además, el alcalde, Marcelino Martínez, que cada año completa con sus vecinos el recorrido, hizo entrega de dos bastones artesanales a la persona de mayor edad que realizó esta marcha popular, Jesús Nieto García, de 83 años, y a la más pequeña, Cayetana Caballero, de tan solo dos años.

La novedad de este año era la posibilidad de participar en un concurso en el que se premiará una de las fotografías del «andariego o andariega, con la camiseta de la actual edición puesta, que se realice en uno de los puntos señalados del recorrido». Lugares que estaban ubicados en La Campana, de Campiellos; la plaza del Ayuntamiento de Rioseco; la capilla de San Roque, en Villamoréi, la fuente El Lavaeru, en Ladines; y el Puente Medieval, en Soto de Agues. Para enviar estas fotografías se ha creado un 'hashtag' especial para remitir las instantáneas. Posteriormente se llevará a cabo un sorteo y el ganador o ganadora recibirá como premio un lote de productos autóctonos. Fueron muchos los que se animaron a participar en el concurso, pero lo principal de la jornada fue el poder saber más de lo que alberga Sobrescobio.