El empresario gijonés Carlos Álvarez Ramos muere al caer por un desnivel de cien metros en Picos

La mujer herida fue evacuada en helicóptero hasta Poncebos, donde esperaba una UVI móvil. / SEPA

La víctima había salido junto a su mujer, quien resulto herida, el sábado por la mañana desde Arenas de Cabrales para hacer una ruta, pero se perdieron

LUCÍA RAMOS CARREÑA.

Un gijonés de 56 años, el empresario Carlos Álvarez Ramos, falleció y su mujer resultó herida tras caer por un desnivel de unos cien metros mientras ambos realizaban una ruta por la zona cabraliega de los Picos de Europa. La niebla que cubrió la zona durante toda la jornada de ayer y la fuerte pendiente que presenta la canal cercana a la localidad de Tielve donde se encontraban complicaron enormemente las tareas de rescate del cadáver, que fue recuperado mediante una operación de grúa por el helicóptero del Grupo de Rescate de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), ya que las adversas condiciones impidieron aterrizar al de la Guardia Civil.

El Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibió el aviso a las 21.12 horas del sábado. La llamada la efectuó la mujer de Carlos Álvarez, quien contó que ambos habían salido de la localidad de Arenas de Cabrales hacia las diez de la mañana para dirigirse a la canal de Somas. Tras caminar durante unos quince kilómetros hasta su destino, agregó, intentaron regresar al punto de partida, pero se desorientaron. Cuando llamó no sabía dónde se encontraban. De forma inmediata se puso en marcha un dispositivo de búsqueda en el que participaron el jefe de Bomberos del SEPA de la zona oriental, un miembro del parque de Cangas de Onís, otros dos de la Unidad Canina de Rescate y dos más del Grupo de Rescate, además de dos agentes del Greim de la Guardia Civil de Cangas de Onís. Los equipos rastrearon la zona donde supuestamente se encontraban los afectados, desde Escarandi, por la senda de Caoru y hasta Tielve, así como desde este último punto hasta Arenas, recorriendo también la canal de Somas. Trabajaron hasta bien entrada la madrugada, pero sin éxito.

Ayer por la mañana se reanudaba el operativo, con la incorporación del helicóptero medicalizado de Bomberos del SEPA, cuyos tripulantes localizaban a la pareja a las 9.48 horas, en una canal próxima a Tielve. Según indicaron, todo apunta a que «ambos pudieron sufrir una caída por un desnivel de unos cien metros, en una zona con una fuerte pendiente y un muro de roca». Tras acceder hasta donde se encontraban y verificar que el hombre había fallecido, los rescatadores atendieron a la mujer herida y procedieron a evacuarla a bordo de la aeronave hasta Poncebos, donde aguardaban una UVI móvil, una ambulancia y el médico de Cabrales. La mujer, que presentaba policontusiones, fue trasladada en un primer momento al Hospital de Arriondas y, ya por la tarde, hasta el de Cabueñes, en Gijón, donde quedó ingresada. También se movilizó al helicóptero de la Guardia Civil para tratar de realizar el levantamiento del cadáver, pero la densa niebla y la compleja orografía de la zona impidieron llevar a cabo la operación.

Más información

Finalmente, y aprovechando uno de los escasos momentos en los que la niebla se despejaba y guiado por los tres bomberos rescatadores que permanecían en la canal junto al cadáver, el grupo logró recuperarlo y lo llevó en un primer momento hasta el refugio de Urriellu y más tarde hasta Pandébano, donde los agentes del Instituto Armado se hicieron cargo del mismo.

El cuerpo fue trasladado hacia las 16.35 horas al Instituto de Medicina Legal de Asturias, donde se le practicará la autopsia. El Servicio de Montaña de la Guardia Civil se ha hecho cargo de las diligencias para tratar de determinar las circunstancias en las que se produjo la muerte de Carlos Álvarez Ramos.

«Prudente y experimentado»

Según manifestaba ayer a EL COMERCIO un familiar del fallecido, Carlos era «un montañero prudente y experimentado», además de ir perfectamente equipado y conocer bien la zona, por lo que sus allegados no se explican qué pudo suceder. «Esperaremos a ver lo que dice la investigación de la Guardia Civil, pero lo que está claro es que esto es una auténtica desgracia», manifestaba, emocionado, este familiar que había compartido con Álvarez muchas jornadas de montaña. «Era un gran deportista, participaba en muchas carreras de montaña, además de gran paisano y muy trabajador», agregó.

Durante años tuvo también el mesón Urquijo, en la calle Marqués de Urquijo en Gijón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos