Fallece un hombre de 73 años al despeñarse en Tapia

La Guardia Civil custodia el cuerpo de Cernuda en el puerto. / D. S. F.
La Guardia Civil custodia el cuerpo de Cernuda en el puerto. / D. S. F.

La investigación apunta a que Avelino Cernuda se cayó por uno de los acantilados y sufrió un fuerte golpe en la cabeza

DAVID SUÁREZ FUENTETAPIA DE CASARIEGO.

Integrantes del equipo del Plan de Salvamento en Playas de Tapia de Casariego rescataron ayer el cuerpo sin vida del valdesano Avelino Cernuda, que apareció flotando en la ensenada de Represas. El cuerpo fue visto desde tierra en torno a las 19 horas por un vecino que dio el aviso al 112, que movilizó a la embarcación de salvamento hacia una zona no vigilada en el entorno del albergue de peregrinos.

El cadáver del hombre de 73 años, natural de Ferrera de los Gavitos (Valdés), apareció flotando en la zona. Las primeras hipótesis apuntan a que hombre podría haberse caído por uno de los acantilados tras resbalar y darse un fuerte golpe en la cabeza, muy cerca de su lugar de residencia. También se baraja la posibilidad de que su fallecimiento no se produjo por ahogamiento, ya que el cuerpo apareció flotando, algo que, explicaron, no ocurriría en caso de haber ingerido agua. De hecho, se cree que pudo sufrir un fuerte golpe en la cabeza antes de llegar al agua. Cernuda se habría caído al mar en una zona que conocía dado que iba allí a pescar, aunque ayer los agentes no encontraron ni cañas ni aparejos. Así, se cree que esta persona pudo haber ido a este lugar para ver el estado de la mar en la ensenada del Ribeiro para posteriormente bajar a pescar, algo que solía hacer de manera habitual. De todas formas, los agentes de la Guardia Civil mantienen abiertas todas las hipótesis. No había documentación en el cadáver, lo que retrasó su identificación.

Fue su cuñado quien identificó el cuerpo, que fue trasladado por los socorristas hasta la punta del muelle, donde acudieron cuatro patrullas de la Guardia Civil. Los agentes custodiaron el cadáver hasta la llegada del forense, quien ordenó el levantamiento del cadáver pasadas las 20.20 horas. El cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Asturias, en Oviedo, para realizarle la autopsia.

El cadáver apareció flotando en la playa de Represas hacia las siete de la tarde

Casado en Tapia de Casariego y con una hija, estaba jubilado de la construcción, había trabajado en la fábrica de Nestlé de Brieves y vivía en Tapia en el barrio de Represas, desde hace varios años. Cernuda era muy querido en la villa tapiega. «Era muy extrovertido», aseguraban varios vecinos que ayer se acercaron al muelle tras conocer lo ocurrido.