Oviedo en la encrucijada

Oviedo en la encrucijada
Aspecto exterior del pabellón de Oviedo.

El estand combina su patrimonio histórico con la tecnología eurovisiva

ROSALÍA AGUDÍN

Oviedo es una intersección de caminos de Santiago. En la plaza de la Catedral parte la ruta Primitiva y es parada casi obligatoria para los peregrinos que han comenzado este viaje en otros puntos de la geografía española. Sin ir más lejos, 6.500 personas pasaron por el albergue de El Salvador el año pasado y ahora el Ayuntamiento dedicará su estand de la Feria Internacional de Muestras de Asturias (Fidma) a este itinerario. Para ello, usará 1.200 metros cuadrados del pabellón número tres y ha colocado diversas pantallas en las que se mostrará la riqueza que aporta el Camino de Santiago a Oviedo. Pero también estará presente la ciudad del futuro: «Hemos querido resaltar los proyectos innovadores que se están desarrollando en la ciudad. Para ello, hemos incorporado la tecnología que han usado países como Alemania durante el último festival de Eurovisión y que también estuvo presente en la Super Bowl». Así lo destacó ayer el encargado de la parte tecnológica, Arturo Cima, durante la presentación del stand cuyo nombre es 'Oviedo, cruce de caminos' celebrada en el Consistorio.

En concreto, se han desplegado kilómetros de cable, habrá diez mil vatios de audio. En las paredes irregulares de un cubo instalado en pleno centro del estand se proyectarán imágenes de los tres monumentos del Prerrománico -Santa María del Naranco, San Miguel de Lillo y San Julián de los Prados- declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

También habrá una mirada al futuro gracias a una 'superpantalla' en la que se mostrarán cómo será el bulevar de Santullano cuando concluyan las obras de transformación de la entrada a la ciudad a través la autopista 'Y'. Asimismo, han dedicado una zona al futuro carril bici y se mostrarán los mapas con la reordenación de los antiguos terrenos del Hospital Universitario Central de Asturias en El Cristo. «Queremos mostrar en el Fidma un Oviedo moderno, vertebrador y con un proyecto de futuro basado en el talento y a innovación», resaltó el edil de Economía y Empleo, Rubén Rosón.

Sorpresa gastronómica

La tecnología también estará inmensa dentro del cubo. En él se mostrarán las innovaciones que han llevado a cabo las empresas del Vivero de Ciencias de la Salud (Vivarium) mediante una impresora 3D y habrá un espacio donde se podrán ver los platos más típicos de la cocina ovetense: «Al final de este espacio gastronómico habrá una sorpresa que aún no podemos desvelar», comentó el director artístico del stand, Marcelino de la Fuente.

Volver tras la «sinrazón»

A Rubén Rosón no se le olvidó recordar que durante diez años Oviedo no ha estado presente en el evento «más importante de la promoción turística asturiana» e hizo hincapié en que una de las primeras medidas que tomó cuando asumió la Concejalía de Economía y Empleo fue la de negociar su retorno: «Fue una sinrazón no participar durante una década en la Feria».

De igual forma, salió al paso de la denuncia presentada por el Partido Popular en el juzgado de lo Penal ante un presunto fraude en los contratos de diseño del stand del año pasado. Insistió en que ésta es una denuncia «política» para que el equipo de gobierno deje de investigar los posibles casos de corrupción que se cometieron durante los veinticuatro años de mandatos populares.

150.000 euros

«Quieren amedrentar nuestra lucha y no vamos a retirarnos del juicio contra el jefe de Gabinete de Agustín Iglesias Caunedo por un presunto delito de prevaricación y falsedad documental», aseveró. Todos los contratos, afirmó, se adjudicaron de una manera «legal» y añadió que el estand de este año tendrá unos costes de 150.000 euros. «Hemos ahorrado dinero», cuantificó. Y todo, con una interesante programación.

Más

 

Fotos

Vídeos