La formación, clave para solventar «la carencia de personal en la hostelería»

Marián G. Rúa, Carlos Paniceres, Santiago García Granda y Félix Baragaño, durante la presentación de los nuevos estudios universitarios. / E. C.
Marián G. Rúa, Carlos Paniceres, Santiago García Granda y Félix Baragaño, durante la presentación de los nuevos estudios universitarios. / E. C.

«Es una deuda que teníamos con nuestro sector», afirma Otea sobre las tres nuevas titulaciones de la Facultad de Turismo

SANDRA S. FERRERÍAOVIEDO.

«En la época estival los recursos humanos son escasos, necesitamos más profesionales y adaptarlos a las nuevas fórmulas del sector». Este es uno de los problemas que asegura el sector del turismo en Asturias hay que abordar. Así lo aseguraba ayer José Luis Álvarez Almeida, presidente de Otea, la Asociación de Hostelería y Turismo en Asturias, quien reclamó una mayor formación para los profesionales de este ámbito. Lo hizo durante la presentación de una nueva oferta formativa, que se impartirá en la Facultad de Turismo de Oviedo.

La Cámara de Comercio de Oviedo, la Universidad de Oviedo, Otea y la Escuela Universitaria de Turismo de Asturias se han unido para impulsar tres títulos propios: un grado de Ciencias Gastronómicas y Artes Culinarias, otro de Gestión y Administración Hotelera y el máster de Gestión y Uso Turístico del Patrimonio Industrial.

«Es una deuda que teníamos con nuestros jóvenes y con nuestro sector», indicaba el presidente de la patronal hostelera durante la presentación -en un acto al que también asistieron los presidentes de la Cámara de Comercio de Oviedo, Gijón y Avilés, Carlos Paniceres, Félix Baragaño y Luis Noguera, además de la gerente de Otea, Eva Coppen, y Jesús Serafín Pérez, quien fuera presidente de la entidad cameral ovetense- de estas propuestas formativas, que se impartirán el próximo curso académico en las instalaciones la Escuela Universitaria de Turismo de Asturias, en Olloniego, y con las que se busca dar respuesta a las necesidades del sector.

El impulso de la gastronomía

Destacaron en la presentación de estos cursos a la gastronomía como una de las fortalezas del Principado para ganar turistas. El rector de la Universidad, Santiago García Granda, recordó que según los datos del Sistema de Información Turística en Asturias «casi el 9% de los turistas vienen atraídos por la oferta culinaria». Datos que la sitúan por detrás de Andalucía, Galicia y el País Vasco.

La decana de la Facultad de Turismo, Marián G. Rúa, incidió, en ese sentido, en que los estudios relacionados con la gastronomía «eran muy demandados por el sector». El nuevo grado en Ciencias Gastronómicas y Artes Culinarias contará con sesenta plazas y tendrá una duración de cuatro años. Además, durante esta etapa formativa, los estudiantes acudirán a 'masterclass' de cocineros con estrellas Michelin y será obligatorio la realización de prácticas. El grado de Gestión y Administración Hotelera se prolongará durante tres años, con 35 plazas. Esta titulación ya se impartió íntegramente en el hotel La Palma de Llanes. Ahora se las clases se llevarán a cabo en Olloniego y los alumnos seguirán realizando las prácticas en el hotel-escuela llanisco.

El máster en Gestión y Uso Turístico del Patrimonio Industrial cuenta con 60 créditos, tiene 25 plazas y es semipresencial. Se centrará en cómo impulsar de forma sostenible la riqueza que supone el patrimonio industrial. El plazo de preinscripción para los nuevos estudios está abierto hasta el 18 de agosto; la matrícula, del 13 al 19 de septiembre. También se apuntó durante la presentación de esta nueva oferta formativa que quienes quieran cursar estos estudios podrán acceder a becas. Para la gestión y concesión de estas ayudas se quiere poner en marcha un patronato.

Los hosteleros, además, reivindicaron la necesidad de un título de escanciador de sidra. Ahora está en marcha un proyecto piloto en el que participan los componentes de la Mesa de la Sidra y que será presentado al Servicio Público de Empleo del Principado de Asturias (Sepepa).

«Nuestra intención es crear camareros con una nueva técnica, una nueva visión, una nueva forma de enseñar», formados también en la resolución de conflictos, la venta emocional o la atención al cliente. «Primero tiene que ser camarero y después escanciador», recalcó Almeida.