«Si el grado de Deporte genera tanto problema, igual no merece la pena»

El alcalde, en el centro, en el arranque de la campaña para reclamar el grado de Deportes para el campus de Mieres. /Juan Carlos Román
El alcalde, en el centro, en el arranque de la campaña para reclamar el grado de Deportes para el campus de Mieres. / Juan Carlos Román

Santiago García Granda sostiene que la decisión de la ubicación «no se verá influida por las discusiones entre ayuntamientos» y revela que la semana pasada recibieron una tercera propuesta, privada

Laura Mayordomo
LAURA MAYORDOMOGijón

La creación del grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte al que aspira la Universidad de Oviedo ha pasado de ser una cuestión meramente académica a convertirse en motivo de confrontación política a escala regional. Ya no son solo los ayuntamientos de Gijón y Mieres los que tratan de hacer valer sus posiciones para conseguir que el grado se imparta en sus respectivos campus. También las diferentes fuerzas políticas han realizado públicas manifestaciones de apoyo a una u otra opción. Y reclaman al ejecutivo asturiano que se posicione. La invitación, reiterada ayer en la Junta General por el diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares, fue rechazada por el presidente. Como el día anterior había hecho Genaro Alonso, consejero de Educación, Javier Fernández, se limitó ayer a subrayar que el Gobierno respeta los procedimientos y la autonomía de la Universidad de Oviedo para adoptar ese tipo de decisiones.

«En el fondo, da igual que unos triunfen sobre otros porque es la Universidad la que va a decidir», y esa decisión «no se verá influida por las discusiones entre ayuntamientos», constataba horas después el propio rector. Santiago García Granda, «encantado con que todo el mundo opine», lamentó no obstante que esta cuestión sea «origen de disputas», que genere «tensión» entre ayuntamientos. «La pelea está fuera de la Universidad, cuando debería estar dentro. Deberíamos ser nosotros los que discutiéramos dónde es más conveniente para la Universidad» implantar estos nuevos estudios. Y, advirtió, el actual clima de confrontación puede perjudicar la implantación del grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. «Si genera tanta problemática y, si al final, no tenemos una garantía de que estos estudios van a ser sostenibles igual no nos conviene meternos en ellos», aseguró en unas declaraciones que negó fueran un aviso a navegantes.

Desde Gijón, el concejal de Foro y portavoz del gobierno local Fernando Couto, asumía que, esta cuestión, «es mejor no politizar y que la Universidad tome sus decisiones desde el punto de vista académico valorando cuál es la mejor opción».

En su comparecencia tras el Consejo de Gobierno de la Universidad, el rector desveló que a las propuestas planteadas a principios de curso por la Facultad de Formación del Profesorado y Educación y la Facultad Padre Ossó -centro privado adscrito- se sumó la semana pasada una tercera. Ésta, de carácter privado e impulsada por un grupo de profesionales de la enseñanza de la Actividad Física y el Deporte (INEF) que ejercen principalmente en Madrid, aunque también en Barcelona, y que estarían interesados en impartir esta titulación en Asturias como un centro adscrito a la Universidad de Oviedo. Esta tercera propuesta «se decanta por Gijón», contó el rector, pero «también han visto las instalaciones de Mieres» y propone que el título se imparta tanto en uno como en otro campus, abundó el vicerrector de Organización Académica, Juan José del Coz, sin dar más detalles.

Que existan tres propuestas no quiere decir que el rectorado tenga que escoger entre una de las tres. Solo «nos aportan información» que está estudiando la comisión técnica para la implantación del grado. Será este órgano quien elabore una memoria de la titulación que se pretende sea distintiva, «que tenga futuro y sea capaz de atraer estudiantes de fuera», señaló el rector. Con el plan de estudios acordado, «valoraremos nuestros recursos» para decidir la ubicación. Nada desveló en este sentido García Granda, más allá de destacar «la oportunidad para utilizar los recursos ociosos de Mieres» y las instalaciones disponibles en Gijón y Oviedo. Lo que sí remarcó García Granda es que, como Universidad pública, «nuestra primera opción siempre será la pública, no tiene discusión».

En el curso 2019-2020

La previsión es que en septiembre se cuente ya con una propuesta -«que será la de la Universidad, no la de un centro ni la de un grupo privado»- para trasladarla a los órganos de gobierno y el Consejo Social para su aprobación. «Si las cosas van razonablemente bien», la carrera podría ofertarse en el curso 2019-2020. «Lo que queremos es que Asturias sea una región de referencia en esta titulación».

 

Fotos

Vídeos