Se buscan familias perrunas

Se buscan familias perrunas
Integrantes de las protectoras junto a César López, director de Carrefour ParqueAstur. / MARIETA

Carrefour y cinco protectoras asturianas visibilizan el problema de los animales sin hogar con actividades en ParqueAstur

Sheyla González
SHEYLA GONZÁLEZ

Se buscan familias perrunas para cientos de perros. Algunos de ellos pasearon ayer por el aparcamiento del centro comercial ParqueAstur, de Trasona, para dar visibilidad al problema del abandono de animales. Carrefour y cinco protectoras organizaron entre el viernes y ayer sábado unas jornadas de adopción de mascotas que tenían como objetivo no solo encontrar vivienda a los perros sino ayudar a las entidades con su trabajo.

Amigos del Perro, Alma Animal, Galgo Astur, Comvive y la Fundación Protectora de Animales del Principado de Asturias prepararon varias actividades para animar al público a conocer la realidad de las mascotas abandonadas en la región y los problemas a los que se enfrentan las propias entidades para gestionar la recogida y la adopción de los mismos. En sus puestos se podía recoger información sobre los procesos para llevarse a casa un perro o bien comprar algunas artesanías y productos. Así, el dinero recaudado irá destinado al propio funcionamiento de las protectoras.

«La iniciativa surgió al ver los datos de mascotas censadas y no censadas en Asturias. Conocimos de primera mano la realidad y quisimos ayudarles», destacaba ayer César López, director de Carrefour ParqueAstur, que añadía que «tenemos un compromiso firme. Entre todos tenemos que darle visibilidad a las protectoras y concienciar a la gente para que no abandone a los animales».

Ayer se reunían en el centro comercial varias familias que ya habían dado el paso de adoptar a sus perros. Gracias a ellos Piña, Piki, Lluvia, Tor y Manchitas han conseguido un hogar por el que luchaban ayer otros animales como Ulises o Maya, dos galgos en adopción a través de Galgo Astur, Jordi o Luna, de Alma Animal, que tiene su sede en Corvera.

Otros enternecieron al público como fue el caso de Bellota, de diez años y que por la vida que tuvo antes de ser abandonada tiene solo tres patas, pero «un carácter jovial y cariñoso que se adapta a cualquier casa», decía ayer la responsable de la protectora Amigos del Perro.

Durante la jornada se organizaron dos concursos para elegir al perro más gracioso. «No queremos que se tenga en cuenta su raza o su pureza, sino su carácter, que la gente vea todo lo que les pueden ofrecer estos animales», comentó César López. Algunos de los canes conquistaron al público, que se interesó por el proceso de adopción.

 

Fotos

Vídeos