Los dueños del Palacio de Trasona rehabilitarán la cubierta del edificio

Las obras vienen motivadas por el derrumbe de parte de la cubierta y del corredor interior. / MARIETA
Las obras vienen motivadas por el derrumbe de parte de la cubierta y del corredor interior. / MARIETA

Han presentado un proyecto de actuación y la próxima semana se reunirán con la directora general de Patrimonio para analizar los trabajos y las posibles ayudas

SHEYLA GONZÁLEZ

Los dueños del Palacio de Peñalver, en Trasona, rehabilitarán la cubierta del edificio histórico. Han presentado un proyecto ante Patrimonio del Principado en el que dan cobertura a las exigencias establecidas tras haberse venido abajo parte de la cubierta y del corredor interior. La intención de los propietarios es actuar en la totalidad de las alas del palacio, es decir, las dos torres y el resto del edificio.

La semana pasada se reunían con el Ayuntamiento y el próximo martes harán los propio con la directora general del Patrimonio. Estos encuentros no tienen otro fin que planificar los trabajos a realizar y buscar soluciones administrativas para agilizar y abaratar las obras, que se estima puedan costar medio millón de euros. Miguel Morenés, sobrino de la Condesa de Peñalver, explicaba ayer que «nuestra intención es dejar toda la cubierta arreglada y para ello ya hemos hecho el proyecto y hemos pedido presupuesto a varias empresas para ver cuál es la mejor».

Aunque los trabajos se centrarán en rehabilitar la cubierta, también incluyen la retirada de la uralita que hay en una de las torres para cumplir así con la legislación vigente, que prohibe su uso. Todo esto en base a los requisitos y puntualizaciones hechas desde el Principado al tratarse de un edificio protegido al ser un Bien de Interés Cultural.

«El Ayuntamiento de Corvera nos está ayudando, sobre todo dándonos contactos con empresas locales que pueden ayudarnos a ejecutar las obras. Además, el concejal de Cultura, Jorge Suárez, nos acompañará a la reunión del martes con Patrimonio», explicó Morenés, que destacó la «buena sintonía» que existe con el gobierno local a la vez que insistió en que «queremos ir de la mano porque a todos nos interesa que el palacio esté en las mejores condiciones posibles».

Los daños en la estructura de la cubierta y en el corredor se produjeron el verano pasado, a finales de julio y están producidos por el deterioro de estas instalaciones, que están hechas de madera principalmente. El derrumbe provocó otros daños colaterales, que inspeccionaron los arquitectos del Principado para poder emitir el perceptivo informe que obligaba a los propietarios a actuar.

«Los dueños del palacio se pusieron en contacto con nosotros porque querían explicarnos el proyecto, aunque nosotros no tenemos competencias al ser un bien protegido, les asesoramos en cuanto a la contratación para intentar abaratar las obras», destacó el alcalde, Iván Fernández. Un punto que corroboró Morenés que también señalaba que intentarán «optar a subvenciones para ejecutar las obras».

Desde hace años el patio interior del palacio, así como las estancias superiores del edificio están cerradas al público para evitar problemas o posibles desprendimientos. Es por esto que el derrumbe del corredor interior no afectó a nadie, ya que el palacio tiene actualmente abierto únicamente el bar.

«Somos los primeros interesados en que todo se vea bien por eso no tardamos en elaborar el proyecto de rehabilitación», recalcó Miguel Morenés, que espera que la reunión del martes con la directora general de Patrimonio pueda ayudarles a definir la ruta de actuación a corto plazo.

Temas

Trasona