Muere una ballena de 16 metros tras quedar varada en la costa de Tapia

La ballena quedó varada en la cala del Figo. Quienes estaban en la zona se acercaron a ver el ejemplar. / L. L.

Un pescador, que llegó a asustarse por el intenso ruido que provocaba el cetáceo al golpearse contras las rocas, dio la voz de alarma

BELÉN G. HIDALGOTAPIA DE CASARIEGO.

Una ballena de más de 16 metros apareció ayer varada al este de la cala del Figo, muy cerca de la parroquia de Salave, en Tapia de Casariego. Aunque llegó viva a la costa asturiana, acabó falleciendo. Su cuerpo será trasladado a a las instalaciones de Cogersa, donde se le practicará una necropsia con la que esclarecer las causas de su fallecimiento.

El cetáceo fue hallado por un particular que se encontraba pescando cerca de la costa con su embarcación y avisó al presidente de la Coordinadora para el Estudio y Protección de las Especies Marinas (Cepesma) Luis Laria, alrededor de las 10.30 horas. Esta persona, la que dio el aviso, se asustó al escuchar unos golpes muy fuertes, que además sonaban amplificados por el eco generado por las rocas, contra las que el ejemplar se golpeaba. Cuando se acercaron, vieron la gran cola del animal que aún vivía soportando golpes contra las rocas. Finalmente, murió a las 13 horas.

El Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) supo lo que estaba sucediendo a las 11.30 horas y se trasladó la incidencia a la Consejería de Medio Ambiente. Fue entonces cuando se puso en marcha el protocolo de varamiento de cetáceos. Los técnicos del Principado de Asturias se trasladaron hasta el lugar y comprobaron que el animal seguía vivo aunque acabó muriendo.

Se trata de un ejemplar de rorcual común que presenta unos patrones de coloración muy poco habituales en la zona. Estos cetáceos, según indicó Laria, pueden alcanzar un tamaño de unos 25 metros y «es poco habitual ver ejemplares de estas dimensiones en la costa asturiana». De hecho, la coordinadora situaba el último caso con estas características hace unos 25 años. Laria considera interesante hacerle una necropsia a la ballena para comprobar las causas por las que apareció en la zona. Sospecha que para su tamaño no tiene el peso adecuado. También se mostró dispuesto a recuperar el esqueleto y trasladó al Ayuntamiento de Valdés y al Principado su disposición a hacerse cargo para su exposición.

Recuperar el cuerpo

El Principado trabaja en el dispositivo para el traslado del cetáceo a tierra, condicionado tanto por la envergadura de la ballena como por su situación en una cala de difícil acceso por tierra. Según fuentes de la Consejería de Medio Ambiente, se prevé remolcarla por mar hasta un punto de la costa. Para llevar a cabo esta operación será preciso para ello contar con buenas condiciones de la mar. Laria advirtió de que la ballena está en un lugar de difícil acceso y que sería importante sacarla de ahí, dado que la marea podría devolverla a la mar, algo que pondría en riesgo a las embarcaciones.