Aparece una ballena de más de 16 metros en Tapia

Ballena hallada en Tapia. /Facebook.
Ballena hallada en Tapia. / Facebook.

El mamífero, que falleció en la cala del Figo pasadas las 13.00 horas, podría ser un ejemplar de Rorcual Común con patrones de coloración poco comunes

MARTA ALONSO RON y AGENCIASGijón

Una ballena de más de 16 metros ha aparecido varada en la cala del Figo, muy cerca de la parroquia de Salave, en Tapia de Casariego. El cetáceo, de cuya presencia se ha hecho eco a través de su cuenta de Facebook el presidente de la Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (Cepesma), Luis Laria, es un ejemplar de Rorcual Común con unos patrones de coloración muy poco habituales en la zona. Estos cetáceos pueden alcanzar un tamaño de unos 25 metros y según el representante de Cepesma es poco habitual ver ejemplares de este tamaño en la costa asturiana y desde la coordinadora recuerdan que el último caso similar se produjo hace unos 25 años.

Fue un particular que se encontraba pescando cerca de la costa con su embarcación quien dio aviso al presidente de Cepesma alrededor de las 10.30 horas de esta mañana. Al parecer, se asustó al escuchar unos golpes muy fuerte que además se veían amplificados por el eco generado por las rocas. Cuando se acercaron a la zona este de la cala, vieron la gran cola del animal que, en ese momento, se encontraba todavía vivo. Finalmente, falleció a las 13.00 horas, probablemente debido a los fuertes golpes contra la costa dejando abundante sangre en el agua. Se ha dado aviso al 112 para informar de su presencia aunque se espera que la marea ayude a sacarlo de la zona en las próximas horas.

Luis Laria considera interesante hacerle una necropsia a la ballena para comprobar las causas por las que apareció en la zona, dado que, para su tamaño, no tiene el peso adecuado. Considera además importante la recuperación del esqueleto, y en este sentido ya ha trasladado al Ayuntamiento de Valdés y al Principado de Asturias su disposición a hacerse cargo para su exposición. Laria ha advertido que la ballena está en un lugar de difícil acceso y que sería importante sacarla de ahí, dado que la marea podría devolverla al mar, con el riesgo que supondría para la navegación.