Un ganadero de Villanueva de Oscos denuncia 15 ataques de lobos en un año

Restos de un potro atacado. / D. S. F.
Restos de un potro atacado. / D. S. F.

Los cánidos cada vez atacan más cerca de las casas y por eso pide al Principado que lleve a cabo el Plan de Gestión y elimine ejemplares

D. SUÁREZ FUENTE VILLANUEVA DE OSCOS.

El ataque de lobos al ganado es cada vez más frecuente en la comarca de los Oscos, donde un ganadero de Bustapena -en Villanueva-, Antonio García, ha denunciado que ha perdido 15 por ataque de lobo. A estos suma que le han herido otros cuatro, que ha logrado recuperar, y «otros dos que me atacaron el miércoles», dice. Este último ataque se produjo «a escasos 150 metros de las casas». Esta cercanía del lobo le preocupa. A sus 56 años, dice que nunca había pasado por esto y pide que «se tomen medidas urgentes». Cuenta que tenía los potros en el monte y que ha tenido que alquilar fincas cerca de casa para trasladar a los caballos, una situación que no le ha librado de los ataques, y que, como explica, ha incrementado el gasto de mantenimiento de su ganadería.

Afirma que «los ataques no se producen por un lobo solo, sino que son manadas que han acabado con la vida de una yegua de diez años». Ahora, dice, que «soy yo quien tiene que amamantar a la cría».

Cada día, este ganadero acude de madrugada a sus fincas «con la incertidumbre de no saber lo que me voy a encontrar». Dice que es una situación que «nunca me ocurrió y que ahora en lugar de minimizarse se está incrementando». El ganadero cree que los daños, que le va a pagar el Principado, «no me compensan, yo quiero que cesen los ataques», apunta, instando a eliminar el rastro del lobo de zonas ganaderas.

En la misma línea, se pronuncia el sindicato agrario COAG. «Exigimos que se cumpla el Plan de Gestión del Lobo en todos sus puntos», destacaron en un comunicado, en el que piden que «se lleven a cabo los controles de población necesario para acabar con esta insostenible situación».

El sindicato reitera que «el clamor ganadero por los ataques de los lobos se extiende del occidente al oriente de Asturias y afecta a todo el ganado, vacuno, ovino, caprino y caballar sin distinción. El descontento del sector va en aumento por culpa de una situación que no tiene visos de solucionarse».

Los ganaderos denuncian que «los ataques no se producen en lugares aislados, se extienden por todo el concejo». Sin ir más lejos, el pasado mes de mayo los cánidos atacaron a escasos metros el colegio de Villanueva de Oscos, con más de cuatro reses muertas en menos de veinte días. Es una situación que también sufren los ganaderos de los concejos limítrofes de San Martín de Oscos y Santa Eulalia. En este último municipio, «mataron a varias ovejas hace una semana», comenta José Antonio Trabadelo, quien asegura que «cada poco hacen algún daño». En su caso, también reclama medidas para paliar esta situación que «cada vez se hace más insostenible para los ganaderos de la comarca».