Complejo rescate de un padre y su hijo de 12 años en el Sueve

Complejo rescate de un padre y su hijo de 12 años en el Sueve

Ocurrió el pasado sábado tras otra intervención de la Guardia Civil en el Picu Pienzu para evacuar a otros tres senderistas

ELCOMERCIO.ES

La intensa niebla que el pasado sábado cubrió algunas zonas de montaña del Principado obligó al grupo de montaña la Guardia Civil de Cangas de Onís a intervenir para rescatar a cinco senderistas que se habían extraviado. El más complejo de ellos fue el de un padre y su hijo de 12 años, ambos holandeses, que se encontraban en un claro de un bosque de la sierra del Sueve, para lo que fue necesario utilizar el helicóptero de la Guardia Civil con base en La Morgal por el difícil acceso de la zona.

No obstante, la primera intervención se produjo en el Picu Pienzu. La Guardia Civil recibió el aviso a las 16.00 horas de que tres senderistas se encontraban extraviados debido a la intensa niebla en las proximidades de este pico. Para su rescate, se trasladó al lugar el grupo de montaña de la Guardia Civil de Cangas de Onís. La primera aproximación se hizo en vehículo hasta la zona de El Bustaco y a partir de ahí a pie hasta el Picu Pienzu. Antes de llegar a la cumbre del pico se desvían hacia una zona de antenas, ya que es el punto de referencia que habían dado los senderistas. Una vez que ascienden y crestean por la zona, después de varios intentos, consiguen contactar con estas personas y se las localiza a las 17.50 horas, estando todas ellas en perfecto estado de salud. A partir de ahí, se inicia el regreso, primero a pie y luego en el vehículo de la Guardia Civil hasta el aparcamiento del Fito, que es donde habían dejado su vehículo. Este rescate se dio por finalizado a las 20.00 hras.

Cuando estaban realizando la bajada del Picu Pienzu, se recibe el aviso de que hay dos personas de nacionalidad holandesa extraviados en la zona del Sueve debido también a la intensa niebla. Por eso, una vez llegó el grupo de montaña de la Guardia Civil al aparcamiento del Fito, uno de los agentes bajó a los senderistas mientras que los otros dos inician la búsqueda por la zona de la Biescona. Descienden por un bosque de hayas que hay en la zona para intentar localizarlos. Como no los encuentran, el tercer Guardia Civil que había acompañado a los otros tres senderistas, regresa por la carretera del Fito para recoger a sus compañeros que bajaban por la Biescona para volver a subir al Fito e iniciar la búsqueda por otro lugar. Los agentes logran contactar por teléfono con los senderistas extraviados y éstos les van dando información de dónde está el lugar en el que se encuentran.

Ya que las condiciones de la niebla habían mejorada, se decide que el helicóptero de la Guardia Civil con base en La Morgal inicie la búsqueda también. Finalmente se les localiza desde el helicóptero en un claro de un bosque de difícil acceso. En una difícil maniobra del helicóptero, consiguen rescatar a los dos senderistas. En primer lugar se ayuda a subir a bordo al menor de 12 años y posteriormente lo hace su padre por sus propios medios. Debido al difícil acceso de la zona, el helicóptero debe salir marcha atrás. Tanto el padre, de 48 años años, como su hijo, se encuentran en perfecto estado.