Las amas de casa toman Covadonga

Las amas de casa toman Covadonga
XUAN CUETO

Cerca de un millar de socias de entidades de toda Asturias abren la nueva temporada de actividades en el Real Sitio

GLORIA POMARADA

Cada año por estas fechas se produce en Covadonga una de esas visitas que marcan el calendario del Real Sitio, tanto por lo multitudinario de la expedición como por el cariño con el que peregrinan a los pies de la Santina. Son el colectivo de amas de casa de toda Asturias, que esta mañana reunió a cerca de un millar de integrantes de una treintena de asociaciones de cada rincón de la región. Las mujeres fueron un año más mayoría aplastante, con «apenas ocho o diez varones entre la multitud», observó el canónigo de la Colegiata de Covadonga, Luis Marino Fernández, encargado de oficiar la misa. A esas mujeres que han consagrado su vida al cuidado del hogar las animó en la homilía a «estar unidas», pero «no contra» nadie. «Sois un pilar, las madres que nos educaron», ensalzó el sacerdote, que les recordó asimismo que Covadonga «es la casa de una mujer».

Ellas, por su parte, se tomaban entre el humor y la resignación lo de ser el género que sigue mayoritariamente al frente de las casas y, por ende, integrando las asociaciones. «Hoy la Santina está rodeada de mujeres, de hombres solo traemos al chófer del bus», apuntó Araceli Iglesias, de la asociación avilesina de Valliniello. No obstante, la paridad va extendiéndose con los nuevos tiempos y algunas acudieron ayer en buses con conductora. «Yo si soy ellos hoy no vendría», bromeó la avilesina Belén López. «De momento en nuestra asociación no tenemos ningún hombre», explicó Florinda López sobre la composición de la entidad de Las Vegas, en Corvera. No ocurre lo mismo en la de Tineo, donde «sí que se apuntaron ya algunos hombres que viven solos», explicaron Carmen Zapico y Adela Puente. Mientras tanto, en un banco de la explanada, socias de las entidades de La Felguera y San Martín del Rey Aurelio debatían sobre la conveniencia o no de incorporar al sector masculino a sus grupos, con los que se reúnen «una vez por semana para charlar mientras tomamos café y pasteles», contó la langreana Carmen Fernández. Y en breve, añadió, visitarán Vigo «para ver la iluminación de Navidad y luego en mayo haremos un crucero por el Danubio».

Disfrutar del tiempo propio con viajes y actividades es precisamente el objetivo común de las asociaciones de amas de casa, que a lo largo del año programan desde salidas a clases de gimnasia o manualidades. «Aprendes cosas y hablas», destacó María de los Ángeles Queipo, de Soto Ribera. «Sobre todo sirve para no estar en casa metidas y en el sofá viendo la tele», apuntó la avilesina Araceli Iglesias.

En toda visita a la Santina no pueden faltar las plegarias, en este caso con especial recuerdo a las «mujeres víctimas de maltrato», al «trabajo para los jóvenes» y al pequeño Héctor, fallecido en agosto tras precipitarse desde un muro en el Real Sitio.