El asesinato de Ardines, el caso «más relevante en décadas»

La Guardia Civil en el lugar del crimen de Ardines, el camino de acceso a su vivienda en Belmonte de Pría. /  JUAN LLACA
La Guardia Civil en el lugar del crimen de Ardines, el camino de acceso a su vivienda en Belmonte de Pría. / JUAN LLACA

Agentes de la Comandancia de Gijón y de la UCO desplazada desde Madrid trabajan desde el 16 de agosto para hallar a los criminales

G. P. LLANES.

Mientras que indicadores como las detenciones o las infracciones administrativas siguen bajando en la comarca oriental, los últimos meses han estado marcados por un caso que ha conmocionado a toda Asturias: el asesinato del único concejal de Izquierda Unida en Llanes, Javier Ardines. El crimen constituye para la Guardia Civil «el hecho más relevante ocurrido en el Oriente no solo del año, sino de las últimas décadas».

Desde que el pasado 16 de agosto el cadáver del edil y pescador apareciese en el camino que conduce a su vivienda en Belmonte de Pría, la Benemérita trabaja sin descanso para encajar todas las piezas. La investigación corre a cargo de la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Comandancia de Gijón y de la Unidad Central Operativa (UCO), desplazada desde Madrid.

La autopsia reveló que Javier Ardines recibió dos golpes en la cabeza, uno en la parte trasera producido por un objeto romo contundente y otro en la zona delantera como consecuencia de la caída. Los asesinos le asfixiaron además hasta la muerte. En mitad de las especulaciones que han corrido durante los últimos meses, existen apenas hechos probados. Entre ellos que Ardines fue víctima de una emboscada, pues el camino por el que cada mañana circulaba en su furgoneta para dirigirse al puerto estaba aquel 16 de agosto cerrado por vallas de obra. El concejal se bajó de su vehículo a retirarlas y fue atacado por al menos tres personas, según sospechan los investigadores.

Una de las últimas líneas abiertas es que uno de ellos se trataría de un hombre que reside en el País Vasco, visitante habitual de la zona y que podría haber actuado junto a vecinos de Llanes. A pesar de que todas las líneas de investigación siguen abiertas, toma fuerza el móvil relacionado con desavenencias personales.