El Principado impuso 224 sanciones el año pasado por incumplir la ley antitabaco

La mayoría de las multas fueron por fumar o permitir hacerlo en lugares prohibidos

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

Un céntrico bar de Mieres y el cliente que fue pillado in fraganti fumándose un cigarrillo en su interior fueron los primeros sancionados en Asturias por incumplir la ley antitabaco. Era enero de 2011. Desde entonces, la Administración regional ha mantenido una intensa actividad inspectora y sancionadora. Porque los incumplimientos a la ley, más de ocho años después de su modificación, aún persisten. Sobre todo en las terrazas de negocios de hostelería y en los espacios que circundan hospitales y centros de salud, señaló el director general de Salud Pública, Antonio Molejón.

El año pasado, el Principado llevó a cabo 308 inspecciones y resolvió con la imposición de multas un total de 224 procedimientos sancionadores en materia de venta, suministro y consumo de tabaco. Fumar en lugares en los que está prohibido sigue siendo la causa de multa más habitual. Permitirlo, principalmente en locales de hostelería, motivó otras 45 sanciones. También hubo alrededor de 65 por infracciones en materia de cartelería. El resto de procedimientos sancionadores correspondieron a infracciones como que las máquinas de tabaco no dispusieran del preceptivo dispositivo de activación o puesta en marcha por el titular o por la venta manual de tabaco en dichos establecimientos. Hubo otros cuatro procedimientos sancionadores que acabaron en archivo.

A la vista de los incumplimientos, Sanidad ha optado por intensificar las inspecciones. Las sanciones, en caso de faltas leves, van de 30 a 600 euros. Las graves se sancionan con multas desde 601 hasta 10.000 euros y las muy graves, desde los 10.001 hasta los 600.000 euros.